Policiales
Lunes 09 de Octubre de 2017

Irrumpen en una casa y en medio de un festejo familiar asesinan a tiros a un hombre

Vecinos describieron a la víctima como un laburante que "no andaba en nada raro". Cuatro jóvenes fueron detenidos como sospechosos.

"Caballito era un laburante, no molestaba a nadie. La cosa no era con él sino con un familiar, pero me parece que se puso adelante y la terminó ligando". Algunos lugareños del populoso barrio San Francisco —también conocido como Nasurdi— de Arroyo Seco describieron así a Carlos Fabián Cabrera, el hombre de 30 años que al caer la tarde del sábado encontró la muerte al recibir dos disparos de arma de fuego cuando un grupo de personas irrumpió en su vivienda en medio de una festejo familiar. En el episodio resultó herido otro hombre que al cierre de esta edición se encontraba fuera de peligro.

Fuentes policiales y judiciales confirmaron que hay cuatro detenidos sospechados de participar en el feroz ataque. Serían integrantes de una banda a la que se conoce como "Los Picudos" (ver aparte), con historial de robos y delitos. En el vecindario donde ocurrió el crimen se le atribuye a este grupo deambular armados por la calle y acarrear objetos robados "a la vista de todo el mundo".

Asperezas

La zona de Arroyo Seco donde mataron Cabrera está delineada por una avenida ancha que a esa altura ya no presenta asfalto sino ripio y tierra, bordeada a ambos lados por casas humildes de gente trabajadora, principalmente operarios de la construcción y jornaleros rurales que viven de la cosecha de hortalizas de las quintas.

Un lugar que, al decir de los vecinos, "era tranquilo" pero se empezó a poner áspero a través de hechos de violencia y robos, degradado por la situación social y la reubicación de núcleos familiares provenientes de asentamientos irregulares que fueron trasplantados sin abordaje previa. Allí penetra la avenida Independencia, donde a la altura del 1400 se desató el crimen el sábado al caer la tarde.

Cabrera participaba de en su casa de un festejo familiar (hasta ayer no estaba claro si se trataba de un cumpleaños) con una hermana, su cuñado y otros allegados. Eran alrededor de las 19 cuando un grupo de entre cinco y siete personas irrumpió imprevistamente y abrió fuego casi a quemarropa contra los presentes.

"Primero lo abrieron con una faca o machete en la panza, y después lo remataron de dos tiros. Pero no era para él. Caballito (en alusión a Cabrera), era un laburante, era papero (cosechaba papa), no andaba en nada raro y ni molestaba a nadie. Parece que la cosa era con un familiar y él se puso adelante para defenderlo", comentó a este diario gente del barrio que tenía trato cotidiano con la víctima y sus familiares.

Un llamado de emergencia alertó al personal del Comando Radioeléctrico de Arroyo Seco (cuya sede está ubicada a 400 metros de la escena del crimen) y de la seccional 27ª sobre detonaciones de arma de fuego y de las personas heridas. Al arribo del personal policial se constató que Cabrera había recibido al menos dos balazos mortales: en la zona intercostal izquierda y en el rostro.

Además José Luis M. sufrió un disparo en el rostro. El joven de 26 años fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) donde anoche al cierre de esta edición se encontraba fuera de peligro, según fuentes allegadas la investigación, que tampoco descartan que hubiera más heridos como consecuencia del violento episodio.

Detenidos

De acuerdo a datos preliminares colectados en el lugar, voceros de la Fiscalía Regional indicaron que la motivación de la agresión sería un problema de "vieja data" entre los agresores y la víctima. Sin embargo, testimonios recabados por este diario deslizaron que el blanco de la venganza sería, en realidad, un familiar de Cabrera.

En ese contexto, y a partir de una serie de averiguaciones y descripciones aportadas por las víctimas, se logró la detención de cuatro personas sospechadas de concretar la arremetida que terminó con el homicidio. Algunos sería integrantes de una misma familia y parte de la denominada banda de Los Picudos.

Se trata de Emiliano "Emil" Z., de 20 años, Ezequiel Z., de 27 años, Marcelo "Marcelito" B., de 23 años y Alejandro M., de 20 años, aunque no se pudo establecer quien de ellos fue el autor de los disparos. Según indicó la Fiscalía, los cuatro serán imputados hoy en Tribunales en horario a confirmar.

El caso quedó en manos del fiscal de Homicidios Pablo Pinto quien al cierre de esta edición aguardaba el resultado de la autopsia al cuerpo de Cabrera y los informes del Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI).

Miedo

Visiblemente apenados por lo que sucedió, personas que viven hace muchos años en el barrio lamentaron la situación de violencia que atraviesa la zona de un tiempo a esta parte y que, principalmente, se lo atribuyeron a la banda de Los Picudos (ver aparte).

"Hace un tiempo los metieron en cana, pero a los dos días están afuera y vuelven a lo mismo. Pasan con los televisores robados al hombro a plena luz del día y nadie les dice nada porque están enfierrados y la gente tiene miedo".

"No era para Caballito, él no andaba en nada raro. Parece que la cosa era con un familiar y él se metió para defenderlo"

Comentarios