Policiales
Lunes 05 de Junio de 2017

Investigan cómo murió un chico que estaba desaparecido en bario Mangrullo

El cuerpo de un joven de 17 años que estaba desaparecido desde el sábado de la semana pasada fue hallado ayer a la tarde a orillas del río Paraná, a la altura del barrio Mangrullo, en la zona sur.

El cuerpo de un joven de 17 años que estaba desaparecido desde el sábado de la semana pasada fue hallado ayer a la tarde a orillas del río Paraná, a la altura del barrio Mangrullo, en la zona sur. Pese a que no presentaba signos exteriores de muerte violenta, el caso fue asignado a un fiscal de Homicidios porque la madre de la víctima denunció que lo habían secuestrado tres hombres cerca del lugar donde finalmente apareció sin vida. Hoy se conocerá el resultado de la autopsia para establecer las causas del deceso.

El joven fallecido se llamaba Luis Aranda y fue identificado por su madre a raíz de un tatuaje. Fue hallado alrededor de las 14.30 de ayer en la zona del club de pescadores del barrio Mangrullo, a orillas del río. Hasta allí acudieron la fiscal de Homicidios Culposos Valeria Piazza Iglesias, personal de Prefectura y efectivos del gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI).

Lo suben a un auto

Si bien los primeros informes indican que el cuerpo no registraba señales de violencia externa, también fue convocado el fiscal Luis Schiappa Pietra, de Homicidios Dolosos, porque una denuncia previa de la madre del muchacho daba cuenta de un supuesto secuestro del adolescente. El fiscal quedó a la espera del resultado de la autopsia para determinar cómo murió el joven, la fecha estimativa del deceso y si sufrió algún tipo de agresión.

La desaparición de Aranda había sido denunciada por sus familiares el 27 de mayo pasado en la comisaría 11ª. Su pareja, de 25 años, contó entonces que a las 20.30 de ese día Luis había salido de la casa que compartían en Mangrullo y Belgrano para comprar una cerveza y no regresó. Por eso la joven se dirigió hasta el negocio a preguntar por él y allí le respondieron que nunca había llegado al local.

Luis Aranda tenía 17 años, lo buscaban desde el 27 de mayo y el sábado denunciaron un posible secuestro

El sábado pasado la madre del chico, de 33 años, amplió la denuncia en la misma seccional. Dijo que una mujer que trabaja en el club de pescadores del Mangrullo, de quien no recordaba su nombre, le contó que su hijo había sido raptado por tres hombres. Según ese testimonio, en cercanías del club el adolescente fue subido a la fuerza a un auto del que aportó los números de la patente.

A partir de esos datos, anoche los investigadores trabajaban sobre esos datos. La denuncia quedó en manos del fiscal Guillermo Apanowicz y ahora también será examinada por el fiscal que investiga la muerte de Aranda. El cuerpo del muchacho fue remitido al Instituto Médico Legal para practicar la autopsia y determinar la causa de la muerte.


Comentarios