Policiales
Sábado 01 de Abril de 2017

Insólita escena con un taxista desmayado y una mujer con más de 77 mil pesos

La noche del jueves un móvil del Comando Radioeléctrico pasó en su patrullaje habitual por la esquina de calle España y 27 de Febrero.

La noche del jueves un móvil del Comando Radioeléctrico pasó en su patrullaje habitual por la esquina de calle España y 27 de Febrero. Entonces, a los uniformados les llamó la atención una escena atípica: un taxista estaba desmayado al volante de su auto y una mujer gritaba junto a él. Al detenerse a inspeccionar el vehículo, los agentes comprobaron que el taxista, Osvaldo P., de 56 años, estaba inconciente; y que la mujer, Rita Noemí P., de 39, sólo decía "yo no fui, yo no fui". Cuando se le pidieron los documentos y se cotejaron con el banco de datos policiales, resultó ser que la mujer tenía un pedido de captura activa desde 2009 por no volver a prisión, y al requisarla le encontraron 77.677 pesos cuyo origen no pudo justificar.

   El destino llevó los policías hasta allí, hasta ese taxi mal estacionado. Cuando uno de los uniformados le preguntó a Rita que sucedió, ella sólo explicó que no tenía nada que ver. Sin embargo el taxi estaba muy revuelto, como si adentro se hubiera dado una pelea, pero no había rastros de sangre. Sólo la mujer alternaba sus excusas: "Yo no le hice nada", "yo no fui".

Evadida de prisión

   Rita Noemí P. había salido de la Unidad 5, ubicada en Ingeniero Thedy al 300, el 24 de agosto de 2009 con un permiso transitorio. Pero nunca regresó. Días después el juzgado de Ejecución Penal pidió su captura, la que se dio de pura casualidad.

   Médicos del Sies llegaron al lugar y la doctora Mónica Avila diagnosticó que el taxista Osvaldo P. había atravesado un estado de pérdida del conocimiento y lo trasladaron hasta el Hospital de Emergencias por una insuficiencia respiratoria.

   En tanto, luego de averiguar el nombre de la pasajera y su situación legal, los policías descubrieron que tenía en un bolso la importante suma de dinero y ropa femenina de todo tipo.

   En el taxi también descubrieron que, además del gran desorden que había, el reloj había sido dañado y arrancado de su base. En tanto la pasajera fue trasladada a la seccional 5ª para confeccionar las actuaciones correspondientes y de allí seguramente volvió al penal a cumplir su pena.


Comentarios