Policiales
Sábado 06 de Mayo de 2017

Imputaron a un tercer muchacho por linchar a David Moreira

La Justicia llegó a Cristian A. por una foto y una frase que subió a su perfil de Facebook. Quedó en libertad al igual que los otros dos acusados.

El nuevo imputado por el linchamiento de David Moreira, el joven de 18 años golpeado hasta la muerte en barrio Azcuénaga el 22 de marzo de 2014 tras un intento de robo, se presentó ayer en la Fiscalía de Homicidios y escuchó la acusación que pesa sobre él. Se trata de Cristian A., quien a poco de ocurrido el crimen colgó en su página de Facebook una foto y una serie de frases que según el abogado de la familia Moreira, Norberto Olivares, "lo incriminan como partícipe del hecho". Por la causa hay otros dos imputados: Nahuel P., de 26 años; y Gerardo G., de 30.

Algunos datos dan cuenta de que Moreira junto a Isaías Ducca le robaron la cartera a una mujer que estaba con su bebe en la esquina de Liniers y Marcos Paz. Ante los gritos desesperados de la víctima, un grupo de vecinos empezó a insultar a Moreira y acto seguido lo corrieron y lo tiraron al piso y le dieron cuantiosos golpes y patadas hasta dejarlo inconsciente. Fueron varias personas que se sumaron a la golpiza mientras muchos vecinos miraban lo que ocurría sin intervenir y muy pocos pidiendo parar la agresión. Incluso, un hombre flaco y alto arrastró a David de los pelos hasta Marcos Paz y Liniers y allí le dieron más golpes. El 25 de marzo Moreira falleció en el Heca.

Se abstuvo

Una vez transcurrida la audiencia imputativa de ayer, que no duró más de 15 minutos, el abogado Olivares expresó que "el fiscal (Florentino) Malaponte le leyó la imputación pero el hombre no declaró y negó su participación en el hecho. Pero hay evidencias en Facebook, donde puso un mensaje en el que se incrimina y colgó fotos. No sabemos cuál fue el comentario ni por qué el fiscal no lo dijo", aseguró Olivares.

La disyuntiva está ahora en la carátula de la causa. Mientras el fiscal la tipificó como "muerte en riña", Olivares sostien que fue un "homicidio simple". En ese sentido, el abogado dijo: "Para nosotros fue un homicidio liso y llano, sino, si se acepta la carátula de riña, resulta que nos juntamos cuatro o cinco, matamos a alguien y salimos libres" como están los tres imputados.

Según Olivares tanto el nuevo imputado como los dos anteriores son vecinos de barrio Azcuénaga y manejan entre sí "una comunidad de ideas y discriminación hacia otros. Es más, siguen con la misma opinión de Justicia por mano propia que llevaron adelante con David".

El nuevo imputado, Cristian A., tiene las características físicas aportadas por una testigo que vio quiénes le pegaron a Moreira hasta quitarle la vida. Sin embargo, en una rueda de personas en Tribunales, la testigo no lo reconoció. "Es que la gente tiene miedo", argumentó Olivares.

Por su lado, la familia Moreira se movilizó ayer hasta la puerta de Fiscalía y repartió panfletos en los que se leía: "¡No a los linchamientos! Justicia por David". En ese marco la tía del muchacho, Anabel, expresó: "Tenemos mucho dolor. Todo quedó como el día en que murió David. Algunos dicen que robó, nosotros creemos que no. Igual, si hubiera robado estaría en la comisaría, no en el cementerio como está ahora".

Exiliados

Tras el crimen, la madre de David optó por irse de la ciudad y vive en las afueras de Montevideo. Cuida niños y tiene tres hijos más. El padre, en tanto, es "paquetero". Compra mercaderías en Brasil y las vende por las calles de la capital uruguaya.

El caso fue emblemático e hizo retumbar voces antagónicas. Miles de ciudadanos se expresaron a través de las redes sociales y crearon páginas de Facebook como "linchemos a los chorros" o "yo apoyo la justicia popular". En la página "indignados barrio Azcuénaga", la administradora del grupo publicó: "Felicito a mis vecinos. La próxima les cortamos las manos como en la época medieval".

Desde la otra vereda se repudió enérgicamente el crimen y hasta el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, se mostró dolido por lo ocurrido. La Asociación Pensamiento Penal, una ONG conformada por funcionarios judicialesy abogados, lanzó la campaña #NoCuentenConmigo, una iniciativa difundida en las redes sociales que llegó a contabilizar casi trece mil adherentes en una semana.

"Me quieren meter preso por ser un fotógrafo"

A las 14 Cristian A., un joven calvo, no demasiado alto y de andar ligero, llegó a la Fiscalía de Homicidios y entró flanqueado por dos abogados. Concurría a la citación que el fiscal Florentino Malaponte le cursó para imputarlo como partícipe del hecho que le costó la vida a David Moreira.

   Cristian se abstuvo de declarar y al salir estaba indignado. Pero respondió un par de preguntas de La Capital. "Me quieren meter preso por fotógrafo. La versión de la Fiscalía es muy floja, yo no estaba en el lugar, no soy taxista ni le tiré la moto encima a nadie. Por mostrar una foto quieren llevar adelante una imputación. Eso no va", dijo en relación a una imagen que él subió a Facebook junto a una cuestionada frase.

   En ese sentido, su abogada aseguró que "ésto no significa que mi representado vaya a juicio". Y su colega explicó que "lo que hay es un infortunado comentario de mi cliente en Facebook. Algo que se toma como discriminación pero que muchos escriben en sus páginas". Y resaltó que "a Cristian lo había apuntado una testigo. Mejor dicho, apuntó a un hombre con sus características físicas, pero resulta que cuando se hizo una rueda de reconocimiento no lo identificaron".

Comentarios