Policiales
Viernes 03 de Marzo de 2017

Imputan dos nuevos hechos a hombres de la "Banda de los cerrajeros"

Seis integrantes de la llamada "Banda de los cerrajeros", que debe su nombre a que entraban a robar a casas con cerraduras de picaporte fijo sin violentarlas...

Seis integrantes de la llamada "Banda de los cerrajeros", que debe su nombre a que entraban a robar a casas con cerraduras de picaporte fijo sin violentarlas, fueron imputados de dos nuevos asaltos ocurridos entre mayo y abril de 2016 en casas del macrocentro rosarino. Se trata de dos robos en los que los ladrones amenazaron a las víctimas con torturar con una plancha caliente a algún miembro de la familia, aunque no llegaron a concretar esas amenazas y no hubo lesionados.

En una nueva audiencia imputativa, los acusados de integrar la banda fueron acusados de dos hechos de robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no pudo ser acreditada, agravados por ser en poblado y en banda.

Todos ellos responderán en carácter de coautores por esos delitos, que se suman a otros tantos similares que acumulan desde su arresto en julio del año pasado. Las imputaciones fueron formuladas por la fiscal de Investigación y Juicio Viviana O'Connell ante el juez penal Juan Andrés Donnola.

Sólo 13 de 44

En esos robos, que se concretaron en casas del macrocentro, se llevaron dinero, joyas, celulares y tablets. La banda cayó en julio de 2016 en el marco de 14 allanamientos y en la primera audiencia, realizada días después, llegaron a imputarles sólo 13 de los 44 robos a viviendas que comprometen al grupo.

Los asaltos ocurrían todos con la misma modalidad. La banda irrumpía de mañana, al mediodía o a la hora de la cena en casas vistosas de dos plantas. La particularidad es que todas tenían puertas de picaporte fijo que sus dueños no solían cerrar con llave. Con sólo pasar por la cerradura una tarjeta plástica de fabricación casera entraban sin el menor esfuerzo. Afuera, dos o tres autos de apoyo quedaban controlando.

Adentro, los ladrones buscaban una plancha, la enchufaban y amenazaban con quemar a algún integrante de la familia (sólo lo concretaron en dos ocasiones) para saber dónde guardaban "la plata". Los acusados son rosarinos y bonaerenses que, según la acusación, viajaban a Rosario sólo para perpetrar los golpes en casas marcadas y se alojaban en una casa alquilada de la que no salían más que para robar.

El hombre local

Uno de los sindicados como jefes es el rosarino Claudio Martín "Caio" C., de 42 años, considerado la "pata local" de la banda. Para la Fiscalía era el encargado de la logística, de marcar las viviendas y de gestionar alquileres temporarios para sus socios porteños. Otros son su hijo Nicolás Martín C., de 19 años, y su vecinos Eugenio "Ketu" S., de 30.

Entre los bonaerenses Juan Alberto V., "Dany" o "Rata", de 30 años, también sería uno de los jefes. Es de Ciudad Evita, partido de La Matanza, y " aparecía como el más violento" en los robos, portaba armas y daba órdenes. Pablo Sebastián S., oriundo de La Matanza, habría actuado como "el cerrajero" que abría las puertas sin esfuerzo, con un plástico de forma hexagonal y flexible que permitía destrabar las puertas de picaporte fijo cuando estaban cerradas sin llave. Los cinco, más Marcos F., un instalador de wi-fi de La Matanza, participaron de la última audiencia.

Tras añadir las últimas imputaciones, y luego de un cuarto intermedio, la Fiscalía pidió prisión preventiva para todos por el plazo de ley. Los abogados particulares cuestionaron la medida y remarcaron que "no hay prueba" para vincular a sus clientes con los hechos.

Es que, según planteó el abogado José Nanni, defensor de Pablo S., en el caso de su cliente todas las ruedas de reconocimiento realizadas tuvieron resultado negativo. De todos modos el juez Donnola dispuso la continuidad del arresto preventivo del grupo, decisión que será apelada por las defensas en los próximos días.

Comentarios