Policiales
Miércoles 11 de Octubre de 2017

Hallan muerta a maestra y detienen a su concubino

Una maestra de 24 años fue hallada muerta con un balazo en la cabeza en el interior de una camioneta detenida sobre la circunvalación en la zona noroeste de la ciudad de Santa Fe.

Una maestra de 24 años fue hallada muerta con un balazo en la cabeza en el interior de una camioneta detenida sobre la circunvalación en la zona noroeste de la ciudad de Santa Fe. Por el hecho quedó detenido el novio de la víctima, que minutos antes había llamado a la policía para denunciar un intento de asalto en el cual habían asesinado a su pareja, versión que fue perdiendo credibilidad entre las imprecisiones del testigo —llega un punto en el relato en el que dijo no recordar lo ocurrido— y otros datos como las marcas de rasguños en su cuello. En tanto, al cierre de esta edición no había sido encontrada el arma homicida.

Jesica Ronsoni fue hallada el domingo alrededor de las 23 en la circunvalación santafesina a la altura de Teniente Loza, en inmediaciones del barrio Yapeyú. Estaba en una camioneta utilitaria blanca —dominio CAS 444— con las puertas abiertas que llamó la atención de un camionero que pasó y llamó a la policía, que al acudir al lugar encontró a la joven de 24 años sentada sin vida en la butaca del acompañante.

Casi al mismo tiempo que el llamado del chofer ingresó otro de un hombre que aseguraba haber sido víctima de un asalto en esa zona. Se trataba de Fernando O., novio de Jesica. El joven narró que circulaban por la zona cuando se les puso a la par un auto color oscuro con dos ocupantes que los obligaron a detenerse con intenciones de robo.

Sin embargo, al pedirle más precisiones sobre el crimen aseguró que no recordaba nada. Y una serie de contradicciones sumadas a arañazos en su cuello lo colocaron en el centro de las sospechas.

La víctima era oriunda de la localidad de Emilia, en el norte santafesino, y trabajaba como maestra en dos escuelas de la capital provincial. Convivía con Fernando en una casa del barrio Guadalupe que al parecer cuidadaban como caseros. Al parecer, la pareja regresaba de cenar en casa de familiares en la ciudad de Recreo.

El fiscal Andrés Marchi ordenó, entre la búsqueda de pruebas, un rastrillaje en las inmediaciones de la escena del crimen —buzos tácticos la hicieron en una laguna cercana— en busca del arma homicida, una pistola o un revólver que al cierre de esta edición no había aparecido. También se buscaba evidencia de lo ocurrido en cámaras de viligancia instaladas en la zona.

Hasta ayer el éxito de ambas medidas se consideraba clave para esclarecer el hecho.

En ese marco el fiscal ordenó ayer la detención del novio de Jésica y no se descartaba que fuera imputado del crimen en las próximas horas.

Comentarios