Policiales
Sábado 25 de Marzo de 2017

Habrían identificado vehículo que participó del atentado contra el furgón del Servicio Penitenciario

Aunque los pesquisas trabajan en total silencio, ya sabrían cual es el utilitario blanco desde el que se disparó el martes al convoy del Servicio Penitenciario

Bajo un estricto hermetismo, los investigadores del ataque a balazos contra el furgón del Servicio Penitenciario en el cual el martes eran llevados a la cárcel de Coronda tres de los imputados por el asesinato de Claudio "Pájaro" Cantero, siguen buscando pistas que les permitan esclarecer uno de los episodios más oscuros de la historia criminal de la ciudad. En ese marco, ayer distintas fuentes manifestaron que "se está trabajando a partir de testimonios, de algunos registros fílmicos que se han obtenido y de la profundización de las hipótesis que ya se han hecho públicas". Y en ese marco, sin querer confirmarlo, un vocero deslizó que "se habría identificado uno de los dos autos que participaron de la emboscada".

   El hecho ocurrió pasadas las 18 del martes en la autopista Rosario-Santa Fe, más precisamente a la altura del kilómetro 7 y debajo del puente de la ruta 34-S que une Granadero Baigorria con Ibarlucea. Por allí transitaba, como lo había hecho durante once días y desde el 7 de marzo, una dupla de vehículos del Servicio Penitenciario provincial. Adelante un utilitario Renault Master en el que viajaban cuatro agentes del Grupo Especial de Operaciones Penitenciarias (Geop), además de los acusados del crimen que quebró en dos la historia narcocriminal rosarina: Luis "Pollo" Bassi, Milton Damario y Facundo "Macaco" Muñoz. Detrás de ellos, en una pickup iban otros seis uniformados de custodia. Ambos rodados iban por el carril rápido de la autopista.

   En esas circunstancias, dos vehículos se pusieron a la par de la caravana penitenciaria. Las primeras versiones indicaron que se trataba de un Volkswagen Bora o Vento de color negro y un utilitario Volkswagen Transporter blanco. Desde ambos vehículos empezaron a disparar con pistolas calibres 9 milímetros perforando ambos autos oficiales. Como consecuencia del tiroteo, que según fuentes oficiales "no fue repelido por los agentes penitenciarios por cuestiones de protocolo", resultaron heridos los uniformados Oscar Gómez y Marcos Andreani, y el detenido Facundo "Macaco" Muñoz, quien primero fue internado en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria y luego derivado al hospital José María Cullen de Santa Fe donde sigue bajo cuidados intensivos.

   Desde entonces los pesquisas realizaron un sinnúmero de tareas a fin de identificar a los autores del episodio y los vehículos que usaron. Así, ayer uno de ellos dejó trascender que "se habría identificado el vehículo blanco que participó en el hecho aunque no puedo decir si sólo se lo hizo en una filmación o si fue hallado".

¿Quiénes fueron?

En tanto, se tejieron numerosas hipótesis sobre quiénes habrían ordenado semejante atentado y qué ganarían matando a los tres acusados de matar al jefe de la banda de Los Monos ya que desde un primer momento todos los pesquisas manifestaron que el objetivo no fue liberar a los reclusos.

   Pero con el paso de las horas sólo quedaron dos supuestos autores intelectuales en las carpetas de los pesquisas: la propia banda de Los Monos, que a partir del asesinato de "Pájaro" cometió al menos una decena de crímenes para vengar esa muerte; o Luis Paz, el hombre al que el 8 de septiembre de 2012 le mataron el hijo (Martín) en una emboscada en Entre Ríos y 27 de Febrero por haberse quedado, supuestamente, con parte de una carga de drogas que tenía por destino al clan Cantero.

   Tanto Paz como su hija Mercedes (última pareja de "Pájaro") habían sido convocados a declarar en el juicio oral y público que se está sustanciando para echar luz sobre el homicidio de Cantero y cuya sentencia se prevé leer el martes. Pero ninguno se presentó e informes de Migraciones indican que estarían en Chile. Lo cierto es que este hombre, que tuvo en los últimos años cierta protección judicial y vínculos estrechos con el ex juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, tendría como objetivo eliminar a los acusados para cortar en ellos la cadena de responsabilidades. Es que tanto "Pollo" Bassi, como su abogado y hasta la misma fiscal Cristina Herrera lo mencionaron como alguien que debería ser investigado y quizás estar en el banquillo de los acusados y no está.

   En este sentido el hombre fue citado a prestar declaración informativa en una causa paralela a la que se está por cerrar en los Tribunales rosarinos.


Comentarios