Policiales
Sábado 15 de Julio de 2017

Fue a curar su "mal de amores" y terminó siendo víctima de abusos

Un hombre se presentaba como una versión local del "manosanta" que popularizara Alberto Olmedo en la televisión, pero era un estafador que se aprovechaba de la ingenuidad y los "dolores espirituales" de las personas en compañía de un cómplice.

Un hombre se presentaba como una versión local del "manosanta" que popularizara Alberto Olmedo en la televisión, pero era un estafador que se aprovechaba de la ingenuidad y los "dolores espirituales" de las personas en compañía de un cómplice. Por eso ambos fueron detenidos por la policía la noche del jueves en una casa del barrio Echesortu. Los acusan de haber abusado sexualmente de una joven de 26 años que recurrió a ellos para curar su "mal de amores", confiando en lo que prometía un aviso que leyó en un diario y en el que figuraba un número de teléfono de contacto.

De acuerdo a la denuncia que radicó en la comisaría 6ª Gladis Esther H., de 50 años, su hija Leonela fue hasta una vivienda de bulevar Avellaneda al 700 después de haber concertado una cita telefónica con un hombre que publicitaba sus poderes como "curador de mal de amores".

Líquido sanador

Una vez que Leonela llegó a la casa, la joven fue atendida por un hombre que la invitó a tomar un "liquido sanador" antes de iniciar la "sesión de cura". Pero en pocos segundos la joven empezó a sentirse mareada. En esas circunstancias tanto ese hombre como otro que apareció en escena "comenzaron a manosearla y a querer retenerla para abusar sexualmente de ella". Sin embargo la joven pudo liberarse, salir a la calle y llamar por teléfono a su madre para contarle lo sucedido.

Así las cosas, una patrulla del Comando Radioeléctrico se dirigió a la casa en cuestión y tras poner a salvo a la incauta joven, apresó a los dos hombres a los que se identificó como Fernando Alberto V., de 40 años; y Antonio Ceferino R., de 54 y ocupante de la casa.

Sobre Antonio R. ya pesaban dos pedidos de captura por hechos similares: uno del 21 de noviembre de 2011 y otro del día 24 de ese mismo mes y año, ambos del juzgado de Sentencia 2ª, además de un pedido de paradero del 30 de septiembre de 2010.

Comentarios