Policiales
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Fijan la fecha para el juicio por el crimen de un empresario

Desde el 27 de septiembre serán juzgadas Carolina Seguer y su madre, Alicia Fernández, por matar de 64 puñaladas a Diego Sarjanovic en Moreno al 500

El juicio oral y público contra una mujer y su madre por el resonante homicidio de Diego Sarjanovic, el empleado de una empresa de catering asesinado hace dos años de 64 puñaladas en un departamento de Moreno al 500, comenzará el 27 de septiembre. Carolina Virginia Seguer, de 40 años y amante de la víctima; y su madre, Alicia Fernández, de 69 años, llegan acusadas de homicidio calificado por ensañamiento y codicia, con pedido de pena de prisión perpetua.

La fecha se dio a conocer ayer durante una audiencia solicitada por el fiscal Miguel Moreno, quien junto al abogado querellante Fausto Yrure pidieron la prórroga extraordinaria de la prisión preventiva de madre e hija ante la cercanía del debate.

Las mujeres fueron apresadas el 7 de septiembre de 2015 mientras escapaban en un auto rumbo a Mendoza y fueron interceptadas por la policía de Córdoba, a la altura de la localidad de Las Vertientes.

Según la pesquisa el crimen tuvo una trama económica y pasional. La víctima, de 44 años, tenía una relación amorosa extramatrimonial con Seguer, a quien le había facilitado una suma de dinero para un emprendimiento comercial, deuda que desató el sangriento episodio.

Aunque el fiscal trató de desmenuzar la ruta de dinero, no se sabe si pertenecía a Sarjanovic o él disponía del efectivo de la empresa para la que trabajaba. También se investigó si la deuda estaba vinculada con un fideicomiso para la construcción de un edificio, proyecto en el que las acusadas habrían embarcado a Diego con el aporte de fondos.

En el lugar de siempre

De acuerdo a la teoría de la Fiscalía la deuda involucraba a las dos mujeres por ser socias en un emprendimiento textil que supuestamente financiaba la víctima en Pellegrini al 1400.

El viernes 4 viernes de septiembre de 2015 Diego tenía que encontrarse con un compañero de trabajo en Mitre y Santa Fe para hacer una operación bancaria con dinero de la empresa, pero no llegó y su familia denunció la desaparición. Dos días después fue hallado sin vida en el departamento de Moreno 511 donde solía encontrarse con Seguer, quien aparentemente ese día se había comprometido a devolverle el dinero.

Al ser hallado Sarjanovic tenía 64 puñaladas en el cuerpo. Para el fiscal, la mujer no pudo actuar sola ya que pesa menos de 50 kilos, mientras que la víctima medía 1,90 metro y pesaba 130 kilos.

Aunque en principio se pensó que Diego pudo haber sido dopado, eso quedó descartado con pericias biológicas. Y por las heridas que sufrió, es probable que haya recibido un puntazo en un órgano vital que lo dejó a merced de la atacante. En ese sentido, Seguer reconoció al ser imputada que atacó a Sarjanovic, pero que lo hizo en defensa propia.

En marzo de 2016 la defensa de las mujeres solicitó la prisión domiciliaria pero el camarista Alfredo Ivaldi Artacho se las denegó y cuando el fiscal Moreno las acusó se ordenó que siguieran detenidas.

En una audiencia presidida nuevamente por Ivaldi Artacho ante la inminencia del debate, el fiscal solicitó ayer una prórroga extraordinaria de prisión preventiva, a lo que adhirió el abogado querellante que representa a la viuda de Sarjanovic.

El titular de la acusación argumentó que es la única medida "suficiente para asegurar los fines del proceso", que la demora en el comienzo del juicio no corresponde a dilaciones indebidas de las partes, y que la prórroga "es exigua".

Los defensores Jorge García Cupé y Nelson Flores, por Seguer y Fernández respectivamente, se opusieron. Flores recordó que los plazos de prisión preventiva son perentorios y que se está tratando a su defendida "como a una condenada". Su colega, en tanto, adhirió a esa postura y señaló que no pueden introducir en esta etapa del proceso "la severidad" de la pena en expectativa.

Sin embargo para Moreno el pedido estaba justificado por el vencimiento de la medida cautelar y porque la acusación y el pedido de pena ya se formalizó hace más de un año. Y respecto al peligro de fuga, recordó que las imputadas fueron detenidas mientras huían de Rosario.

El juez hizo lugar al pedido de la Fiscalía y ordenó la prórroga de la prisión preventiva hasta el día de inicio del debate, donde madre e hija llegarán acusadas de homicidio calificado por ensañamiento y codicia.


Comentarios