Cuádruple crimen
Martes 27 de Diciembre de 2016

Extremo dolor en el funeral de las víctimas del cuádruple crimen de Santa Fe

Tres fueron sepultadas en Santo Tomé y la restante en San Justo. Por el momento Marcos Feruglio está imputado por dos de los homicidios

En un marco de extremo dolor, centenares de personas participaron ayer del velatorio de las víctimas del cuádruple homicidio ocurrido este fin de semana en Santa Fe. Tres de ellas, Gustavo Dusso, Claudia Oliva y Camila Dusso, fueron veladas en Santo Tomé mientras que la cuarta, Nicolás Estrubia, fue sepultada en la ciudad de San Justo.

El gobernador Miguel Lifschitz dijo ayer que el caso "obliga a revisar distintas actuaciones del Estado, tanto del gobierno como de la Justicia". En tanto, ayer circuló una presunta carta de la madre del acusado publicada en su Facebook en la cual deslizó que su hijo "merece la pena de muerte" (ver aparte).

Sangriento

Marcos Ezequiel Feruglio está imputado de haber asesinado a dos familiares de su ex pareja Romina Macarena Dusso, a quien también atacó en un sangriento episodio ocurrido el sábado a las 6 en el en el octavo piso de un edificio de 25 de Mayo 1641 de la ciudad de Santa Fe.

Feruglio sorprendió a Gustavo Dusso, de 45 años y padre de su ex, a quien mató de varias puñaladas. Luego atacó a Romina, quien terminó herida, y a la hermana de ésta, Camila, de 15 años, quien también murió. También resultó herida la pareja de Gustavo, María Noelia Huss, de 31 años.

El joven fue detenido por policías que habían arribado al lugar a instancias del llamado de una mujer al 911, alertada por los gritos desgarradores que estremecieron a los vecinos del edificio.

El domingo Feruglio fue imputado por los dos homicidios y los dos intentos mientras los investigadores seguían ayer buscando evidencias para imputarle otro doble homicidio: el de Claudia Oliva, de 44 años y madre de Romina, y Nicolás Estrubia, de 33 y novio de Claudia. Este hecho ocurrió en Sauce Viejo antes de la masacre de Santa Fe y se presume que se trató del mismo autor. En ese sentido, el fiscal Jorge Nessier adelantó que la imputación podría formularse mañana en la audiencia de prisión preventiva.

Gustavo y Camila Dusso, y Claudia Oliva fueron sepultados en el Cementerio Municipal de Santo Tomé. En medio de un profundo dolor, familiares y allegados a las víctimas reclamaron justicia. Entre los asistentes al velorio estuvieron Romina y María Noelia, las dos mujeres que resultaron heridas en el ataque. Por su parte Estrubia, oriundo de San Justo, fue enterrado en esa ciudad distante a 100 kilómetros de Santa Fe.

"Necesitamos justicia para que este crimen no quede impune", dijo Raúl Oliva, de 70 años y abuelo de Romina y Camila, y agregó que Feruglio "andaba en cosas raras y maltrataba a Romina".

Sobre Claudia y Nicolás, quienes trabajaban en una ONG de Sauce viejo, un hermano de la mujer sostuvo que "eran dos personas llenas de amor para dar. Toda la comunidad está consternada por lo sucedido y no puede salir del asombro. Sauce Viejo ya no será lo mismo sin sus presencias solidarias y sus ganas infinitas de ayudar a los demás".

Denuncia

Hasta hace unos meses Feruglio, de 25 años, y Romina, de 20, mantuvieron una relación de pareja en la cual tuvieron tres hijos: un niño de 4 años y dos mellizas de un año y medio. Según la pesquisa, la tarde del viernes el muchacho agredió a la joven en el marco de una discusión por la cuota alimentaria. Romina hizo la denuncia por violencia de género y, por temor a represalias, se mudó desde su casa de Sauce Viejo al departamento de su padre en Santa Fe.

El hecho de que la denuncia no haya podido prevenir el sangriento episodio generó controversia. En tal sentido, ayer a la mañana el gobernador había dicho en una radio que "en principio, es una primera responsabilidad de la Justicia que estaba interviniendo en el caso".

Sin embargo, horas después en una conferencia de prensa por el anuncio de un plan de obras edilicias para el Poder Judicial, Lifschitz sostuvo: "Es un caso drástico y conmovedor, con extrema crueldad en el desarrollo de los hechos. Esto nos obliga a revisar las distintas actuaciones del Estado, tanto del gobierno como de la Justicia. Evidentemente hay que revisar algunas cuestiones y ver hasta donde el Estado puede dar más respuestas de las que ya está brindando".

"Espero —agregó el mandatario provincial— que rápidamente se pongan de acuerdo entre las cámaras de Diputados y Senadores para sacar un proyecto que permita resolver muchas de las falencias que los propios fiscales fueron detectando en el actual Código Procesal Penal. Los fiscales necesitan más herramientas para actuar en estos casos".

Presunta carta de la madre del acusado en Facebook

Ayer circuló una carta que la madre de Marcos Ezequiel Feruglio, Marcela Asensio, supuestamente publicó en su muro de Facebook y en la que deslizaba que su hijo merecía la pena de muerte. Según refiere la agencia Télam, en el texto la mujer se refiere a "un problema de fondo que comenzó hace varios años y ambas familias somos culpables. Tratamos de buscar soluciones, pero hubo fallas que no pudimos controlar", indicó la mujer, que remarcó que "no se destruyeron tres familias, sino cuatro".

"Yo estoy del lado de la familia Dusso. Gustavo era una buena persona, lo recuerdo con una sonrisa vergonzosa, Nicolás siempre buscaba la calma y con Claudia nunca nos poníamos de acuerdo, pero no era mala persona. Camila, una pobre inocente, mi vida, que no tenía que morir", sostiene el texto atribuido a la mujer, quien confesó que jamás pensó pasar por algo semejante.

"Quizás si la Justicia hubiese actuado en su momento, quizás si a mi hijo no le hubieran dado las llaves y la tarjeta del edificio no hubiese pasado esta demencial tragedia, quizás, quizás...", habría señalado Asensio, para luego referirse a su hijo: "Más allá de su locura o carga psicológica, como quieran llamarlo, pobrecito, se merece como ustedes dicen la pena de muerte".

Comentarios