Policiales
Martes 20 de Junio de 2017

"Están filmados y todos los conocen, no sé qué esperan para agarrarlos"

La esposa del verdulero baleado el sábado cuando quiso evitar un asalto reclamó la detención de sospechosos. Giacometto anoche seguía grave

Desde el sábado a la noche que Cintia no se despega de su marido Martín Giacometto. Es el verdulero de 39 años que intentó impedir el robo a un comercio vecino de Larrechea y Casiano Casas y como respuesta recibió dos balazos, uno de los cuales le atravesó el abdomen y hasta anoche lo mantenía internado en grave estado. La mujer pidió que la Fiscalía actúe con celeridad y detenga a los autores del ataque. "Están filmados y todo el mundo los conoce, ya los identificaron testigos, no se qué esperan para agarrarlos", reclamó.

Ayer al mediodía, en la abarrotada sala de espera de terapia intensiva del Hospital Italiano, Cintia esperaba casi acurrucada en un rincón alguna novedad alentadora sobre la salud de su compañero desde hace casi 20 años, con quien tienen dos hijas de 15 y 19 años. Consultada por este diario, se mostró bastante molesta frente a la falta de respuestas para esclarecer el caso.

"Lo están operando. La bala le atravesó el abdomen y le afectó el intestino delgado. La cirugía es para cerrar la herida", respondió sobre la salud de Martín, para despachar enseguida su fastidio: "Están filmados y todo el mundo los conoce. Son del barrio y ya los identificaron testigos. No sé qué esperan para agarrarlos", reclamó.

"La policía sabe quiénes son —añadió la mujer— y no los van a buscar, ese es mi enojo. Estuvieron dando vueltas a la tarde mirando, robaron otros dos negocios la semana pasada y no los pudieron agarrar. Mi preocupación hoy pasa por mi marido, pero también hay que entender que nosotros tenemos que comer, y vivimos del negocio. A la verdulería hay que abrirla igual".

Violento atraco

Martín fue baleado el sábado a las 20 cuando estaba en su verdulería y vio pasar a dos jóvenes sospechosos hacia unos locales comerciales de Casiano Casas y Larrechea. Fue al lugar y tomó del cuello a uno que hacía de campana. Entonces fue alcanzado por dos balazos, uno en el brazo izquierdo y otro en el abdomen, disparados por un ladrón que salía de asaltar una carnicería. Otro vecino sufrió una herida leve por el roce de una bala en la pierna derecha.

El hecho quedó registrado por dos cámaras de vigilancia y varios testigos aportaron descripciones de los maleantes, que serían conocidos de la zona y están apuntados por robos a otros dos comercios con el mismo método: uno reduce con una picana y el otro amenaza de muerte con un revolver calibre 32 o 38.

Sobre el hecho, Cintia contó que se encontraba en un negocio vecino cuando escuchó los disparos. "Nunca imaginé que le había pasado algo. Me llamó mi hija y logramos sentarlo en un banqueta de la verdulería, perdía mucha sangre", recordó.

La mujer contó que Martín es "buenísimo, solidario con sus vecinos y amigos, siempre dando una mano". Agregó que es técnico en refrigeración, se levanta temprano todos los días, lleva a su hija mas chica la escuela Natividad (barrio Rucci) y después se va "al mercado a buscar la mercadería, un laburante. Pero esto te cambia la vida en un minuto".

Martín se crió en el barrio Parque Casas, donde lo conoce "todo el mundo". El domingo tenía programado pasar el día con su padre y su madre, en familia, pero el destino lo puso frente a una situación que no quiso esquivar. "El tipo que labura no se banca que le roben y él salió a impedir que le robaran al carnicero, que además es nuestro amigo. Y lo hubiera hecho por cualquiera. Pero cuando agarró al que estaba afuera no vio al cómplice y ahí le dispararon. Por suerte tengo a todo el barrio de custodia y muchos amigos que me llamaron para ayudarnos", contó Cintia.

Comentarios