Policiales
Sábado 10 de Junio de 2017

En la misma esquina, hace dos años, otra víctima

A las 5 de la mañana del 6 de junio de 2015 Alicia Beatriz Bravo decidió acompañar a uno de sus seis hijos desde su casa del barrio Hostal del Sol hasta la parada de colectivos de Ayala Gauna y Sánchez de Loria para que el chico, de 19 años y un leve retraso madurativo, tomara el 115 que lo llevaría hasta la panadería donde trabajaba. La mujer, de 53 años, lo hizo porque ese día ella estaba de franco y a su hijo lo habían asaltado días antes. Entonces un joven se acercó a Daniel para robarle, pero su madre lo disuadió. El ladrón entonces caminó unos metros hasta Ayala Gauna y Colombres donde le robó 55 pesos con un arma blanca a un repartidor de diarios que no se resistió y se fue del lugar.

Tras ello el maleante regresó a la parada de colectivos y golpeó a Daniel. "No me dio tiempo a nada porque empezó a pegarme. Me pegaba patadas en el piso. Mi mamá se metió para defenderme", contó el muchacho. Cuando la mujer se interpuso el atacante le provocó cinco heridas con un arma blanca que le afectaron el pulmón izquierdo y el corazón y provocaron su deceso poco después.

"Ella me gritó que fuera a la comisaría y el pibe se fue para el barrio Emaús", dijo el hijo de la víctima, quien corrió hasta las puertas de la sub 21ª y contó lo que pasaba.

Tras la pesquisa de la Policía de Investigaciones (PDI), por el caso fue apresado mientras dormía en su casa Mariano Yucanovich, un joven de 21 años con estudios secundarios incompletos y de ocupación albañil que fue considerado responsable del homicidio en ocasión de robo de Bravo, de un intento de robo previo en la misma esquina, de un delito de daño y un robo simple en grado de tentativa. Por todo eso, el fiscal Florentino Malaponte y el abogado José Ferrara llegaron a un acuerdo y en un proceso abreviado al muchacho la jueza Hebe Marcogliese le dictó una condena de 13 años de prisión en febrero pasado.

Comentarios