Policiales
Miércoles 26 de Julio de 2017

Empezaron a declarar testigos en el juicio a una supuesta red de narcos del sur provincial

Agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que seguían a Carlos Andrés Ascaíni en Villa Cañás hablaron de sus cruces con la policía provincial

Con la declaración de varios agentes de inteligencia de la Policía de Seguirdad Aeroportuaria (PSA) que participaron de operativos antidrogas en el sur de la provincia, el juicio al 23 civiles y tres policías santafesinos, entre ellos el ex jefe de la fuerza Hugo Tognoli, por supuestas actividades ligadas al narcotráfico, se adentró ayer en la etapa probatoria de las audiencias. Luego de que el tribunal admitiera en el equipo de la acusación al fiscal Adolfo Villate, quien había sido recusado un día antes por la defensa de uno de los imputados, efectivos de la PSA expusieron sobre sus roles en las primeras etapas de la investigación que derivó en las cuatro causas penales que se debaten en conjunto en el edificio de Oroño al 900.

La jornada arrancó con una exposición del fiscal Adolfo Villate, quien fue designado recientemente para actuar en el juicio por la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, en lugar del fiscal Federico Reynares Solari. Su nombramiento fue objetado por el defensor José Nanni, quien señaló que Villate no debería intervenir en esta etapa procesal porque fue secretario del juez instructor Carlos Vera Barros. Villate replicó ayer que esa función fue la de un "simple fedatario" y por lo tanto debía ser aceptado como fiscal. Además, el apartamiento de Reynares Solari se debe a estrictas razones humanitarias ya que su esposa (la diputada nacional Josefina González) sufrió un grave accidente de tránsito días atrás.

El tribunal integrado por Beatriz Caballero de Barabani, Omar Digerónimo y Otmar Paulucci compartió los fundamentos de Villate y rechazó la recusación planteada.

Aparecieron

Luego declararon dos acusadas que estaban en libertad y que no se habían presentado a la audiencia el día lunes y que desde ayer se encuentran detenidas (ver aparte). Finalmente se abrió la etapa probatoria y comenzaron a desfilar los testigos.

Los primeros policías citados declararon de manera genérica sobre qué actividad que desempeñó cada uno en los años 2009 y 2010 en la investigación a dos de los acusados. Uno es Mauro Miguenz, un albañil de Venado Tuerto a quien luego de escuchas telefónicas le secuestraron 68 gramos de marihuana en su casa y que está preso por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. Otro es Carlos Andrés Ascaíni, transportista de Villa Cañás que al percibir que era seguido en noviembre de 2009 acudió a la comisaría de su pueblo, donde tras una consulta informática le informaron que pertenecían a la PSA los dos vehículos que lo perseguían: una camioneta Isuzu y un Fiat Fiorino.

Perseguidores

El primer oficial en declarar fue justamente uno de los efectivos que seguían a Ascaíni en la Isuzu. Primero fue consultado sobre las tareas de seguimiento y escuchas a Miguenz. "Es claro en las escuchas que responde al nombre de Mauro y que le solicitan algo. Mencionan faso, pucho, 25. Está claro que se trata de marihuana", explicó.

Luego habló de los seguimientos a Ascaíni. Admitió que en una ocasión él y su acompañante fueron identificados en una esquina por dos policías de Villa Cañás. Esa situación es de interés en el juicio porque un policía detenido, el cabo Carlos Quintana, está acusado de haber interceptado a los ocupantes de la Isuzu en favor de Ascaíni y acusado como partícipe necesario de narcotráfico. "Nos identificaron, pidieron la tarjeta verde y nos pidieron disculpas. Iban de uniforme y en el móvil", detalló el efectivo. Sostuvo que la chata era de uso oficial y como auto de apoyo iba el Fiat Fiorino de su jefe, pero no pudo recordar quiénes iban en ese vehículo.

La oficial que por entonces estaba a cargo de la Unidad Operacional de Control del Narcotráfico y Delitos Complejos de la PSA en Rosario sostuvo que en conversaciones interceptadas a Miguenz y su pareja, Andrea Albelo, "se encontró el teléfono de un supuesto proveedor llamado Andrés en los alrededores de Venado Tuerto. Se determinó que era Carlos Andrés Ascaíni", planteó sin más detalles. Ascaíni fue detenido en marzo de 2013 en su casa de Villa Cañás, donde un mes mas tarde se encontraron 2,4 kilos de cocaína.

observador. El cabo Carlos Quintana identificó a policías de la PSA.

Comentarios