Policiales
Jueves 19 de Enero de 2017

Embarazada asaltada fue ejecutada de un disparo

La adolescente de 15 años embarazada que fue asesinada el martes en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge (partido de Lomas de Zamora) recibió un tiro en la nuca que el agresor efectuó con su mano derecha, con el arma apoyada, mientras la sujetaba con la otra para evitar que escapara, determinaron los peritos en la autopsia. Según fuentes policiales y judiciales, el resultado sugiere que Jenifer Geraldine Trillo Juli fue ejecutada por alguien que fue hacia ella directamente con ese propósito.

Si bien el disparo a corta distancia y casi apoyando el cañón del arma en la nuca de la víctima puede hacer pensar en otra motivación distinta a la del robo, un investigador del caso indicó que por ahora es la única hipótesis que se maneja. Agregó que en muchos homicidios en el marco de un asalto es común que el delincuente efectúe el disparo a pocos centímetros y esto no implica que el móvil del crimen sea otro.

Es que en base a dichos de testigos se determinó que la chica, embarazada de cinco meses, fue abordada desde atrás por un hombre que le sujetó con la mano izquierda la mochila que llevaba en su espalda, le impidió seguir avanzando e, instantes después, le apoyó un arma en la nuca y le disparó. Si bien cuando Jenifer se desplomó el atacante se quedó con su mochila en la mano, a los pocos metros la arrojó a la calle y escapó.

Inicialmente se pensó que la joven había sido atacada a culatazos con un arma, ya que la madre dijo no haber oído ninguna detonación, aunque una vez que fue trasladada al hospital se comprobó que la muerte era producto de un balazo en la cabeza efectuado con un arma de calibre chico.

Ayer la madre de la víctima dijo al canal C5N que a su hija la mataron "como a un perro" y denunció que en esa zona "hay muchos delincuentes perdidos por la droga. Estábamos en la parada y en ese momento vinieron dos jóvenes, de más de veinte años, que le arrancaron la mochila y por no poder quitársela le dieron tres culatazos en la cabeza", recordó, y agregó que "la mataron como un perro, agarraron el bolso y se fueron corriendo".

La mujer también dijo que a su hija "ya se le notaba la panza" y que contó que los atacantes estaban bien vestidos y armados y que venían caminando despacio por la vereda de enfrente justo antes de que asesinaran a la joven. "No pude hacer nada, pedí auxilio, que viniera un patrullero para salvar a mi hija, pero no se pudo hacer nada", contó.

Comentarios