Policiales
Miércoles 26 de Abril de 2017

El sonido de un caño de escape grabado en los oídos

La memoria, lucidez y perspicacia de Iván Papurello fueron cualidades que pusieron en aprietos a sus captores porque sirvieron para consolidar la prueba. Iván tenía dudas por no haber podido ver bien si el auto de apoyo de los secuestradores era un Chevrolet Vectra, como supuso, o un Chevrolet Aveo con patente KUA 124, como el secuestrado. Cuando se hizo el reconocimiento para determinar si este último era en el que se movían los delincuentes el muchacho fue terminante. "Reconozco este auto como el que me cruzó en la calle y al que fui subido cuando me liberaron. Reconozco el ruido del escape, que es particular porque está modificada la última parte del colin, estoy seguro cien por ciento que este es el ruido del auto en que me llevaron", dijo.

Comentarios