Policiales
Sábado 08 de Abril de 2017

El hombre muerto en un incendio tenía 34 puñaladas y golpes de puño

Fue identificado como Daniel Javier Santana, de 47 años. Era psicólogo y trabajaba para una empresa afincada fuera de la ciudad.

El fiscal de la Unidad de Homicidios Miguel Moreno quedó la noche del jueves a cargo de la investigación del asesinato de Daniel Javier Santana, el psicólogo de 47 años cuyo cuerpo fue hallado calcinado horas antes en el interior del departamento del primer piso de Moreno 365 en el que residía. Santana tenía "34 heridas de distinto tenor" producidas por un arma blanca, según se explicó desde la Fiscalía. Y ayer a la tarde, tras la realización de la autopsia, la doctora Alicia Cadierno, directora del Instituto Médico Legal, sostuvo que "se supone que la víctima estaba con vida cuando inhaló alguna sustancia tóxica producto del fuego" (monóxido de carbono) y que en el cadáver se notaron "golpes de puño y signos de resistencia".

Esos datos confirman que se trató de una muerte violenta y ello es determinante a la hora de la imputación a él o los responsables del crimen si es que es o son encontrados.

El jueves, alrededor de las 19, los vecinos de Moreno 365, entre Tucumán y Catamarca, advirtieron que un incendio se había desatado en el primer piso B del edificio. Tal cual lo dio a conocer La Capital en su edición de ayer, sin perder tiempo los habitantes de la propiedad alertaron a los Bomberos Zapadores y en poco minutos la dotación que arribó al lugar sofocó el fuego. Cuando los primeros uniformados ingresaron al departamento hallaron a Santana tirado sobre la cama y con el 80 por ciento de su cuerpo quemado. Hasta anoche, en tanto, no se sabía si el incendio había sido provocado intencionalmente para tapar huellas o hacer desaparecer el cuerpo.

Solo y callado

Desde la noche del jueves, y ayer mismo a la mañana, los vecinos no podían dejar de comentar lo ocurrido en el edificio de diez pisosdonde vivía Santana. "Esto pudo ser una tragedia aún mayor. En este edificio viven 60 familias y cuando se desató el incendio la mayoría trató de llegar a la terraza para ponerse a salvo porque era imposible bajar por la escalera", explicó uno de los residentes.

Según los vecinos, Daniel Javier Santana vivía desde hacía "tres o cuatro años" en el departamento B del primer piso. El hombre de 47 años, era psicólogo, estaba matriculado y según trascendió, en el padrón del Colegio de Psicólogos figuraba la dirección donde lo mataron como el lugar donde asistía a sus pacientes. Además, el hombre desarrollaba su profesión en una empresa cuyo nombre no trascendió pero que sería de la localidad de María Juana.

Los residentes del edificio donde ocurrió el siniestro fatal lo describieron como "una persona muy reservada que no tenía trato con nadie. Ninguno de los que está acá te va a poder contar nada porque el hombre no tenía trato con los vecinos", indicó una mujer. "En el departamento del incendio reside un psicólogo de más de 40 años y hasta no hace mucho también su pareja. No sé mucho más", detalló otro vecino.

"El hombre era gay y por como se lo veía era muy osado. A nadie le asombraría que haya hecho entrar a un desconocido al departamento y que esto sea consecuencia de su osadía. Hasta hace poco tiempo vivió con un compañero pero ahora estaba sólo", agregó un muchacho conocedor de los pormenores que se dan al interior de la propiedad.

Ariel, un lector de la edición online de este diario, comentó: "Un excelente profesional que termina muriendo de una manera horrible, apuñalado y calcinado en su propio colchón. No puedo creer que haya «gente» capaz de hacer algo tan tremendo".

Pericias

Más allá de los resultados primarios de la autopsia que indica que Santana inhaló monóxido de carbono, hay otros elementos que las pericias deberán determinar para saber cómo mataron al profesional. "Todo fue muy rápido. Para mí lo deben haber rociado con algún combustible porque el incendio fue muy rápido. El fuego ganó rápidamente todos los ambientes de la casa y cuando llegaron los bomberos controlaron las llamas en poco tiempo", explicó un residente de Moreno 365. Esa afirmación, seguramente, deberá ser ratificada por los peritos de Bomberos.

"Estaba tranquilo en mi casa cuando observé el humo y empecé a escuchar gritos desesperados. Salí de mi casa que está en el 2º B y por la desesperación no encontraba la remera ni las zapatillas. Bajé por la escalera donde, a esa altura, ya no se veía nada, la oscuridad generada por el humo era tremenda", explicó un vecino minutos después de que las llamas fueran controladas.

Al lugar llegó la fiscal Valeria Piazza Iglesias quien confirmó que en el lugar había una víctima fatal "cuyo cuerpo estaba calcinado" y que seis personas que residen en el mismo edificio debieron ser asistidas por inhalación de monóxido de carbono. Una vecina de 72 años, que trató de autoevacuarse, se lastimó al rodar por una escalera y debió ser trasladada al Sanatorio Laprida con un traumatismo en el hombro y un corte en el rostro. Con el correr de las horas, y de una sucesión de informes extraoficiales, la investigación fue girando hacia una pesquisa por homicidio. Tanto fue así que la causa pasó de Piazza Iglesias a su par Miguel Moreno de la Unidad de Homicidios, quien hasta anoche no había hecho declaraciones.

Desde el área de prensa de Fiscalía se adelantó que acerca de la muerte de Santana "no se descarta hipótesis alguna" y se explicó que tenía "34 puñaladas", aunque eso no implicaba que alguna de esas heridas fuera la causante de la muerte. La autopsia determinaría luego que el hombre "inhaló monóxido de carbono" y presentaba golpes de puño. Y con respecto a las causas que dieron origen al incendio se especificó que "la causa aún no está definida".

Comentarios