Otro homicidio con sabor a venganza narco
Viernes 29 de Julio de 2016

Ejecutaron de tres balazos a un hombre con una larga historia en el hampa local

Carlos Alejandro Paz fue asesinado frente a su compraventa de barrio Larrea. Había purgado condenas por narcotráfico

Mataron a Carlos Alejandro "Caly" Paz. El miércoles a la noche una moto pasó por delante del local de compraventa que el hombre tenía sobre calle Schweitzer al 6800, entre Bolivia y Colombia, y tres plomos le perforaron el abdomen. Sus familiares lo cargaron en un auto y lo llevaron al hospital Alberdi, pero los médicos nada pudieron hacer para salvarlo.

Paz tenía 44 años y un largo historial en el mundo del hampa local. En septiembre de 2003 había sido condenado como parte de la banda de "El francés" Andrzej o Thierry Polus, quien supo estar radicado en Granadero Baigorria y es sindicado como "El rey de la marihuana" (ver aparte). Precisamente "Caly", en los últimos años, fue sindicado como regente de varias bocas de expendio de drogas en los confines de los barrios Larrea y Empalme Graneros.

"Me dijeron que estaba tomando mates en la compraventa, que en un momento se asomó a la vereda y se escucharon disparos. Fueron entre 6 y 8 balazos. Eran dos tipos en una moto". Esa fue la escueta reseña que una mujer afincada a una cuadra de la escena de crimen dio al equipo periodístico de este diario en medio del hermetismo que predominaba en la cuadra donde Paz fue asesinado.

"El hombre tenía varias propiedades en la zona. Hace años vivió en el barrio 7 de Septiembre, después se mudó por calle Colombia y ahora vivía por Schweitzer. ¿En qué andaba? No te lo puedo decir. Lo que si te digo es que con los vecinos del barrio no se metía. Tenía códigos de los viejos", indicó la mujer.

Sorprendido. Schweitzer al 6800, a unos cien metros al oeste de Provincias Unidas al 1200 bis. Allí Caly Paz tenía un local de compraventa llamado "Pitu". El miércoles, pasadas las 20.30, el hombre estaba con al menos otras dos personas tomando mates en el interior del negocio. El hombre salió a la vereda por motivos que aún no se conocen, se escuchó una descarga de balazos y el motor de una moto que rugía a la distancia. En la escena no quedaron vainas servidas. Quienes estaban con Caly lo cargaron en un auto y lo llevaron al hospital Alberdi. Una hora después estaba muerto.

El lugar donde ocurrió el asesinato es barrio Larrea, una barriada que con el correr de los años y las sucesivas crisis económicas se pauperizó gradualmente. Considerado durante muchos años como el patio trasero de la zona más empobrecida de Empalme Graneros, las diferentes crisis socioeconómicas no le salieron gratis al barrio. Y los vecinos, además de a la pobreza, le temen al transero del barrio más que a cualquier otro ser sobre la tierra. Eso explica en buena parte el mutismo que impera en el barrio respecto a Caly y sus andanzas.

Antecedentes. El nombre de Paz saltó a la luz pública el 8 de septiembre de 2001 cuando cayó preso en el momento en que escoltaba un camión Mercedes Benz que transportaba casi 300 kilos de marihuana en inmediaciones de la localidad de Malabrigo, en el norteño departamento de General Obligado y a 450 kilómetros al norte de Rosario. Junto a él cayeron otros notables del hampa local: "El francés" Andrzej o Thierry Polus; la esposa de éste, Mónica Patricia Demarre; Walter Jure y Pedro Villarroel.

Entonces Caly tenía 29 años. En septiembre de 2003 todos fueron condenados por el Tribunal Federal Oral Nº 1 de Rosario que entonces integraban los jueces Laura Inés Cosidoy, Otmar Paolucci y Santiago Harte. El fiscal fue el ya fallecido Eric Warr.

En ese juicio se ventilaron dos operativos, denominados "Vientos del Sur I y II". Uno de ellos fue realizado en Venado Tuerto, en 1998, y el otro en Malabrigo, en 2001. Caly Paz fue sentenciado a 7 años de prisión.

El búnker. Tras pagar su deuda en prisión poco se supo de Paz hasta que vecinos de su zona de influencia comenzaron a denunciar hechos de violencia en inmediaciones de un búnker de venta de drogas en el noroeste de la ciudad. Tal fue el caso de José Luis Ojeda, un hombre de 44 años que la madrugada del 4 octubre de 2013 fue acribillado a balazos con una pistola ametralladora a metros del quiosco de venta de drogas que funcionaba en Juan B. Justo y Bolivia. Un lugar que, según los vecinos, regenteaba Caly.

Su apodo volvió a escucharse el lunes 24 de noviembre de 2014 en Schweitzer al 7900, en el barrio 7 de Septiembre, cuando Guillermo Alejandro Paz, hijo de Caly, resultó baleado en un oscuro episodio. El pibe resultó herido tras discutir con dos pesados de la zona y días más tarde, según las voces de la calle, Caly fue en persona a ajustar esa cuenta.

Fuentes allegadas a las pesquisa del crimen de Paz, en manos del fiscal Florentino Malaponte, recordaban que Caly mantenía encontronazos con su vecino Gustavo "Tuerto" Cardenas, sindicado como quien maneja parte de la venta de drogas de la avenida de Circunvalación al hacia el noroeste.

Comentarios