Policiales
Domingo 06 de Agosto de 2017

Dudas y preguntas sobre un crimen ocurrido hace 15 días en Flammarión y Gutiérrez

Jonatan Godoy fue apuñalado el Día del Amigo y murió al caer de su moto tras recorrer unas 20 cuadras. Sus allegados quieren saber qué sucedió

El 20 de julio Jonatan Godoy fue a festejar el Día del Amigo a un lugar que no conocía demasiado, un rancho de la zona de Flammarión y Gutiérrez. Allí, entre casas de material y de chapas con patios pequeños de tierra y paredes de madera que alternan con torres de seis o siete pisos de un plan de viviendas de ATE, fue apuñalado ya entrada la madrugada del día siguiente. El joven de 27 años arrastró su cuerpo pesado —medía 1,70 metro y pesaba unos cien kilos—, subió a su moto y a unas 20 cuadras, en Ovidio lagos al 4500, cayó mal herido y murió. Su familia y amigos quieren saber que pasó, cómo llegó hasta ahí. Y quién lo mató.

Jonatan vivía con su madre Laura y una hermana en Lamadrid al 3200, en barrio Plata. Su madre no sabe qué sucedió ni quiere hablar y así planta dudas irremontables. Algunos vecinos del barrio, que no dan su nombre por miedo, hablan; porque en zona sur todos se conocen.

Salida

La noche del 20 Jonatan hizo un asado en la casa de su madre. Cerca de la 1 recibió un llamado y le dijo que debía salir. La madre supuso que para encontrarse con su novia, Melisa Brenda L., con quien salía hacía un tiempo.

El joven salió de su casa en una Motomel Biltz 110 y según algunos amigos "fue para esa fiesta en Flammarión". En ese punto vecinos y allegados difieren: "No conocía a nadie en esa zona. Ella lo llevó y parece que en la fiesta también estaba un ex novio suyo. Jonatan en un momento comenzó a pelear con el ex de la piba y éste saca una punta y le da", dijo un vecino.

"A las 6 —contó otro allegado— la madre de Jona escuchó una moto en la puerta y la voz del hijo como peleando con alguien, pero al ratito se fue. Es decir que a esa hora estaba vivo", se preguntó la vecina.

El rastro se pierde desde esa hora y Jonatan volvió a aparecer en inmediaciones de Ovidio Lagos al 4500 a las 7.30. A los tumbos, y con la moto casi roncando, el chico se desmayó manejando, atravesó un pequeño cantero y fue a parar al carril oeste, donde cayó en un charco de sangre.

Al llegar los efectivos de la seccional 18ª pensaron que estaban ante un accidente de tránsito. Pero al acercarse al cuerpo constataron sangre en el asfalto, vieron que el joven estaba muerto y con una herida de arma blanca. Allí se encontraron con un chico de 17 años que dijo que lo conocía del barrio y que él también había estado en la fiesta. Su testimonio también dio cuenta de una pelea y el puntazo.

Mala relación

La relación entre la madre de Jonatan y Melisa no es buena, todos lo saben. "Una vez el hermano de Melisa fue a la casa de la madre de Jonatan y le pegó, me contó ella hace un tiempo", dijo un vecino.

Esa misma noche del jueves en que Jonatan salió apurado Laura, suponiendo que su hijo estaba con la novia, le envió mensajes de texto al celular. Cuando Melisa declaró ante le fiscal Adrián Spelta recordó esas llamadas. Dos días antes la madre de Jonatan también las recordó en la misma oficina, pero hasta ahora nada indican esos mensajes para el esclarecimiento de la causa.

En el entorno de Laura sostienen que Melisa no fue al velorio de su novio ni apareció por la casa de su suegra. Pero en una declaración judicial la chica sostuvo lo contrario y dijo que fue la madre del joven quien la rechazó.

Mecánico

Jonatan Luis Godoy era mecánico de motos y participó en varias picadas en Ovidio Lagos "al fondo". Tenía un par de antecedentes penales por robos y otro por homicidio. "Dijeron que él había encubierto a una que mataron, pero al final lo desligaron", contó un amigo.

La primera hipótesis que manejó la Fiscalía de Homicidios es el ataque en esa fiesta en una casa de Flammarión y Gutiérrez. Incluso la misma tarde del 21 de julio la Policía de Investigaciones tenía identificado el rancho, pero pasados 15 días del homicidio esa casa quedó cerrada y nunca nadie regresó.

Por su parte, Laura no quiso contar nada. "Tengo mucho miedo de que me maten". El pasado 27 de julio la mujer pidió una misa para su hijo en la parroquia "Nuestra Señora de la Consolata", en Callao al 5300 y a pocas cuadras de donde cayó Jonatan.

En el lugar Laura y no más de cinco amigos escuchaban al sacerdote, cuando este cronista preguntó sobre el caso de su hijo y ella respondió: "Estoy desesperada, no duermo. Tengo miedo. Ahora quiero un poco más de paz", señaló antes de subir a su moto y retirarse sin decir nada más.

herida mortal. Jonatan cayó muerto de su moto en Ovidio Lagos al 4500.

Comentarios