Policiales
Domingo 30 de Julio de 2017

Detienen e imputan a un hombre por un serio incidente frente a una comisaría

Es un hermano de Alexis Berti, asesinado el 13 de mayo en un presunto enfrentamiento que al día siguiente originó destrozos en la seccional 30ª.

Un hombre de 35 años fue imputado ayer por los violentos incidentes ocurridos el pasado 14 de mayo frente a la comisaría 30ª durante el cortejo fúnebre de Alexis Berti, quien había sido asesinado el día anterior en un presunto enfrentamiento con la policía. Se trata de Marcelo Oscar F., hermano de Berti y conocido como "Frentudo", quien fue detenido la madrugada del viernes por la Policía de Investigaciones (PDI).

Frentudo fue imputado ayer al mediodía en una audiencia en la que el fiscal de Investigación y Juicio Fernando Rodrigo le atribuyó los delitos de atentado a la autoridad triplemente calificado por la reunión de más de tres personas en concurso real con daño calificado, agravado por la participación de un menor. El juez penal Hernán Postma aceptó las imputaciones y le dictó prisión preventiva.

Crimen y pedradas

Alexis Berti fue asesinado el pasado 13 de mayo en Rauch y Vila, en barrio Parque Casas. "Eran las 11 y él estaba en la puerta de la casa de su suegra cuando llegaron varios policías y lo buscaron de mala manera. El corrió hacia la terraza y cuando lo quisieron parar le dispararon", contaron entonces sus allegados, que admitieron que el joven de 30 años se dedicaba a robos pero "nunca llevaba armas".

La policía aseguró que Berti se tiroteó con los uniformados, lo cual siempre fue negado por los familiares que aseguraron que la policía "le plantó armas" para simular el enfrentamiento. En ese sentido, en la audiencia de ayer una hermana de Frentudo y Berti, aseguró que "el dermotest pericial dio negativo, Alexis no disparó".

La muerte de Berti originó un violento incidente al día siguiente, cuando el cortejo fúnebre pasó por la seccional 30ª de Superí y Casiano Casas y algunas personas arremetieron apedrearon el frente e irrumpieron en la dependencia policial. Hubo cinco detenidos luego liberados y siete policías lesionados, entre ellos dos comisarios, así como destrozos de muebles, computadoras, vidrios y cuatro patrulleros.

La tensión se prolongó varios días a partir de un supuesto posteo en redes sociales en el que Frentudo prometía vengarse de la policía. Al punto que una semana después, el 22 de mayo, y mientras allegados a Berti organizaban una manifestación en reclamo de justicia, una escalada de rumores sobre la intención de copar la comisaría 30ª disparó un inusual despliegue policial en la zona y una suerte de psicosis que incluyó la suspensión de las clases en algunas escuelas del barrio.

"Es un pesado"

La noche del jueves Frentudo fue apresado en su casa de Castagnino al 1500 donde familiares y amigos suyos festejaban un cumpleaños. Además de arrestar a F. los uniformados retuvieron los celulares de algunos de los presentes, siete smartphones de alta gama, según señalaron fuentes de la PDI, que serán peritados. En el lugar no se hallaron armas.

Defendido por el abogado Marcelo Argenti, Frentudo fue imputado ayer al mediodía en Tribunales. El fiscal lo acusó de lesiones graves, amenazas frente a una seccional e intento de copamiento de la sede policial. Por ello le imputó los delitos de "atentado contra la autoridad triplemente calificado por haberse cometido por más de tres personas, usar armas y haber puesto mano sobre la autoridad policial y daño agravado".

Al pedir la prisión preventiva para F. Rodrigo mencionó que está implicado en un caso de agresión a su ex pareja y un antecedente por portación de arma. También resaltó como evidencias las capturas de pantalla de "amenazas que el imputado hizo a policías a través de las redes sociales". Por eso fundamentó su pedido en la "peligrosidad de fuga".

"Es un hombre pesado al que aún no se lo puede capturar como corresponde. Atacar una comisaría es un hecho gravísimo que debe ser penado con rigor" deslizó el fiscal en una aparte con LaCapital

"Se nos reían en la cara"

Luego de oír los argumentos del fiscal, el juez le preguntó a Frentudo si quería declarar y éste aceptó: "Yo estuve ahí en la comisaría pero imagine, señor juez, que la policía mató a mi hermano, al que crié, y cuando lo estábamos llevando al cementerio se nos reían en la cara. Además toda la noche mientras lo velábamos los policías pasaban en auto y nos hostigaban", contó ante el estrado.

El fiscal entonces le preguntó "¿por qué arremetió contra la seccional?" y el imputado respondió que los policías se les reían y "nosotros sólo queríamos llegar al cementerio". El fiscal volvió a preguntar: "¿Y lo lograron?". Y Frentudo respondió: "Sí, al final lo llevamos al cementerio".

En tanto, el defensor Argenti rechazó "de plano" la imputación de daño agravado y solicitó al juez que tuviera en consideración la "emoción violenta" de Frentudo, el hostigamiento policial previo al ataque y la situación de tensión con la policía. Por otro lado destacó que luego del pago de fianza los otros detenidos en la causa por el ataque a la seccional estaban libres, por lo que a su defendido le cabría las mismas consideraciones, luego del pago de fianza. Y en forma subsidiaria pidió que lo dejen "en prisión domiciliaria, ya que Marcelo F. es padre de familia".

Sin embargo, el juez Postma evaluó los argumentos y concluyó que el imputado tenía captura pendiente desde el 16 de junio, que es "muy grave" el atentar contra la autoridad y que pesa sobre él una detención vigente por una causa originada en San Jorge. Por ello decidió darle "prisión preventiva por el plazo de ley", un máximo de dos años con la opción de reconsiderar la medida dentro de 60 días.

casiano casas y superí. Los incidentes frente a la comisaría 30ª ocurrieron la mañana del domingo 14 de mayo.

Comentarios