Policiales
Lunes 20 de Marzo de 2017

Detienen al hermano de un acusado por amenazar a un fiscal en Tribunales

Increpó en público al funcionario que investiga el caso por el cual está preso su hermano. Le dictaron prisión preventiva por 35 días

"Dejate de joder con mi hermano, si no vas a ver". La amenaza inquietante y directa tuvo como destinatario a un fiscal y quien se la profirió, en pleno hall de ingreso de los Tribunales provinciales de Rosario, fue el hermano de un hombre acusado de integrar una banda dedicada al robo de autos desarticulada por la investigación del funcionario público. El agresor fue detenido en flagrancia casi al instante y, acusado de amenazas coactivas calificadas, pasará 35 días en prisión preventiva.

¿Puede este episodio leerse como una advertencia de algo más grave que puede ocurrir en los pasillos de los Tribunales o tal vez haya sido sólo un roce donde el contexto facilitó el control de la situación?

Contexto

Desde que se puso en marcha la oralidad en el nuevo sistema penal, con la posibilidad de que las partes asistan a las audiencias públicas por un caso, los corredores del primer piso del edificio por Moreno, entre Pellegrini y Montevideo, son un hervidero de gente. En esa dinámica es común ver gente expresando un indisimulable dolor, llorando y con el rostro desencajado por el drama. Son hombres y mujeres, padres, madres, niños, hermanos, hijos que fueron víctimas, o su ser querido, de hechos violentos como homicidios, violaciones, lesiones, robos, entre otros.

Paradójicamente a metros de ellos están los familiares o parientes de los imputados por esos delitos, que con el mismo derecho asisten a los actos procesales. El trajinar de fiscales, abogados, jueces y periodistas terminan de conformar el paisaje diario que se pinta en la llamada "manzana judicial", donde el clima se caldea aún más cuando se programan audiencias de casos con trascendencia pública. En ese panorama, el personal policial del destacamento hace malabares para controlar potenciales desbordes.

Así como ya pasó y pasa con trabajadores de prensa amedrentados por familiares de alguna de las partes, la semana pasada le tocó al fiscal de Investigación y Juicio Fernando Rodrigo recibir una grave amenaza personal y directa en Tribunales. Ocurrió el miércoles sobre las 11.30 cuando el funcionario bajaba las escaleras que conducen a la salida por Moreno y un hombre se le acercó, le apoyó la mano sobre el hombro y amagó con sacar algo de entre sus ropas. Primero le preguntó y trascartón le advirtió: "¿Vos sos el que tiene las cosas de mi hermano? Dejate de joder con él, si no vas a ver".

La escena fue vista y escuchada por una mujer policía que realizaba trámites personales en un juzgado civil y comercial en la planta baja. De inmediato se presentó el fiscal Guillermo Apanowicz y convocó a personal policial para que proceda a detener en flagrancia al agresor, Marcelo S., cuyo hermano Mauricio está detenido en Coronda acusado con por el fiscal Rodrigo de robo de autos, más allá de tener otro legajo abierto por una caso de violencia de género (ver aparte).

Reacción

Al día siguiente a la amenaza el fiscal Rodrigo Urruticoechea imputó a Marcelo S. de amenazas calificadas coactivas. La defensa, en manos del abogado Leopoldo Monteil, adujo que fue una reacción del momento más que un hecho premeditado. Sin embargo el juez de trámite, Hernán Postma, aceptó la calificación de la conducta y ordenó la prisión preventiva por 35 días.

El hecho parece aislado y se visibilizó porque todo ocurrió a la vista de muchos, en un espacio transitado donde la víctima es un funcionario público y el agresor es familiar de un imputado, pero que pone en evidencia un problema que ya fue advertido en otras oportunidades y obliga a un replanteo de los controles de seguridad en el ámbito de Tribunales.

Las causas por las cuales Mauricio S. está en Coronda

El hombre detenido y acusado de amenazar al fiscal Fernando Rodrigo es hermano de Mauricio S., quien está con prisión preventiva sin plazos desde 2016 cuando cayó por tentativa de robo calificado y dos hurtos calificados de autos, y por violencia de género contra su ex mujer. También fue acusado de actuar de apoyo en el robo de vehículos en el norte del país, y estuvo involucrado con una banda que se dedicaba a la sustracción de camionetas Toyota Hilux.

A fines de 2015 Mauricio S. purgaba una pena condicional a tres años de prisión, ya que al ser condenado por alguno de esos hechos no registraba antecedentes. Después cayó nuevamente detenido pero le dieron libertad bajo fianza. Hace poco más de un año cayó preso denunciado por violencia de género al desoír una prohibición de acercamiento y agredir a su ex mujer.

Aguarda la elevación de su causa a juicio, donde el fiscal prepara la acusación y el pedido de pena por tentativa de robo calificado, otro delito consumado y un hurto calificado de autos. En tanto, la fiscalía de Delitos Sexuales debe definir si formula una acusación conjunta por la agresión a su ex pareja.

El roce entre el fiscal y el hermano del acusado se dio en el marco de una audiencia de hábeas corpus donde la defensa de Mauricio solicitó medidas de resguardo porque el imputado estuvo detenido en un buzón de castigo en la cárcel de Coronda donde resultó lesionado en las costillas.

Comentarios