Policiales
Domingo 30 de Julio de 2017

Detenido tras robar camioneta Toyota

El robo de una camioneta Toyota Hilux bajo la modalidad de "levante" —cuando el vehículo se encuentra estacionado y sin conductor— derivó ayer en la detención de un ladrón luego de una persecución por calles de la zona oeste de la ciudad que terminó cuando el conductor chocó contra otro rodado. Fuentes policiales indicaron que como consecuencia del incidente no hubo lesionados graves.

El robo de una camioneta Toyota Hilux bajo la modalidad de "levante" —cuando el vehículo se encuentra estacionado y sin conductor— derivó ayer en la detención de un ladrón luego de una persecución por calles de la zona oeste de la ciudad que terminó cuando el conductor chocó contra otro rodado. Fuentes policiales indicaron que como consecuencia del incidente no hubo lesionados graves.

Según los voceros consultados, alrededor de las 9 de la mañana de ayer Marcelo D. llamó al 911 para denunciar que momentos antes había advertido la sustracción de su camioneta Toyota Hilux que había dejado estacionada en Brasil y Neuquén. Junto con la denuncia el hombre aportó la descripción del vehículo con datos como la chapa patente, el color y si tenía alguna marca particular como un diseño especial o un golpe visible.

Con esos datos, la novedad fue irradiada a los patrulleros que comenzaron a buscar el vehículo sustraído por la zona oeste. Al ser detectado un vehículo similar le dieron la voz de alto, pero entonces el conductor de la Hilux intentó escapar, lo cual dio inicio a una persecución.

Luego de una alocada carrera por distintas arterias transitadas y cortadas que caracterizan a la zona, al llegar a Santa Fe al 8000 la Toyota embistió a un Chevrolet Astra. La colisión fue tan fuerte que la camioneta terminó clavada en una zanja, lo que permitió la detención del conductor, cuya identidad no fue dada a conocer.

Ola de robos

Durante 2014 los robos de camionetas Toyota Hilux se habían convertido en una constante en esta región, al punto que se habían verificado más de ochenta casos ocurridos en Rosario en unos meses, siete a mano armada y 73 levantadas de la calle.

Pero la caída de una banda en febrero de 2015 pareció terminar con este tipo de sustracciones. En tal sentido, los investigadores debieron determinar el modus operandi y comprender cómo hacían los ladrones para vulnerar el sistema de seguridad que los vehículos traían de fábrica.

Así se supo que al acceder al habitáculo de la camioneta los ladrones conectaban una notebook para hackear el dispositivo antirrobo y habilitar el arranque manual. Y para evitar el seguimiento satelital que pudieran tener se las ingeniaban para eliminar los rastreadores GPS.

Comentarios