Policiales
Miércoles 12 de Abril de 2017

Desarticulan una banda que robaba y vendía drogas en el barrio Tío Rolo

Se secuestraron 1,5 kilo de marihuana, 60 gramos de cocaína, seis armas, dinero, motos y un cuatriciclo. A los apresados les achacan varios delitos

En un operativo ordenado por la fiscal Verónica Caini, de la Unidad Especializada en Delito con Autores No Individualizados (NN), efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) realizaron siete allanamientos en los confines de barrio Tío Rolo, en el sudoeste de la ciudad, buscando marcarle la cancha a una gavilla dedicada a la comisión de varios delitos. Así lograron detener a seis personas mayores de edad y un menor. Entre los apresados está un joven de 22 años acusado de haber participado del asesinato de Milton Vechiarello, un pibe de 17 años que murió el 5 de abril de 2015 en Calle 2106 al 7000. En el operativo realizado ayer se desarticularon dos puestos de venta de droga y se incautó poco más de un kilo y medio de marihuana y 60 gramos de cocaina, se secuestraron tres pistolas, dos escopetas, una tumbera (escopeta de fabricación casera), 158 mil pesos en efectivo, un cuatriciclo, una moto Guerrero de alta cilindrada y diversos electrodomésticos cuya procedencia ahora se investiga.

Desde hace varios meses los vecinos de la zona más empobrecida de un barrio pauperizado como es Tío Rolo alertaban sobre la existencia de una gavilla de delincuentes que, dedicados a cualquier delito, tenían a maltraer a la vecindad. Así fue que la fiscal Caini se hizo eco de esas denuncias y ordenó que ayer a primera hora siete domicilios del barrio fueran allanados.

Así las cosas, efectivos de la PDI apoyados por grupos de asalto realizaron cuatro allanamientos sobre calle Medina (ex 2004) entre Camino Viejo a Soldini y 5 de Agosto y los restantes fueron en Caminito al 3800, Viña del Mar al 3700 y Ovidio Lagos al 7500. La gavilla estaba liderada por dos hombres, padre e hijo, cuyo apellido no trascendió y le daba nombre a la banda.

Un callejón empobrecido

Calle Medina es paralela a bulevar Avellaneda, al oeste de las vías del ferrocarril Belgrano. Es una callecita angosta por la cual no pasan dos autos. Tiene un mejorado a forma de pavimento, zanjas pestilentes y con improvisadas lomas de burro hechas con tierra para atenuar la circulación endemoniada de las motos y así proteger a la población de niños pequeños que juegan en las veredas y cruzan sin mirar. Una zona que en el corto tiempo se ganó un lugar en los diarios por una serie de denuncias por usurpación de terrenos y de viviendas. En esa cuadra, entre el Camino Viejo a Soldini y calle 5 de Agosto, a una distancia de 70 metros uno del otro, se encontraban los dos quioscos de venta de drogas.

En uno de los domicilios allanados los agentes de la PDI secuestraron 1,6 kilo de marihuana repartida en dos ladrillos, además de droga fraccionada para la venta. En el otro quiosco tenía unos pocos gramos de droga para la comercialización. Esto motivó la intervención de una brigada de la Dirección de Control de Adicciones de la policía santafesina (ex Drogas Peligrosas) y se dio parte a la Fiscalía Federal en turno.

Armas y municiones

En las vivienda requisadas se secuestró, además de la droga, una pistola Colt 11.25, una Bersa 380 y otra de la misma marca calibre 22; además los policías se llevaron dos escopetas calibre 12.70 a repetición, una calibre 16 y una tumbera (arma de fabricación casera) calibre 16. También se hallaron unos 150 proyectiles de distintos calibre y se incautaron un cuatriciclo, una moto marca Guerrero de alta cilindrada, televisores led, equipos de audio y celulares que serán remitidos para pericias. Seis de los siete detenidos serán acusados por distintos delitos que van desde la infracción a la ley de estupefacientes, en la Justicia Federal, hasta la portación ilegal de arma de guerra y de uso civil.

Buscado por un crimen

Otro de los detenidos acusados de integrar esta gavilla, identificado como Carlos Gabriel G., de 22 años, tenía pedido de captura como sospechoso de haber participado del asesinato deMilton Vechiarello. El caso fue investigado por el fiscal de la Unidad de Homicidios Florentino Malaponte, quien hoy será reemplazado en la audiencia imputativa por su par, Marisol Fabbro.

Vechiarello tenía 17 años cuando fue asesinado la madrugada del domingo 5 de abril de 2015 en la esquina de Calle 2106 y Cumparcita, a la altura de bulevar Avellaneda al 7000. Allí lo encontró un móvil del Comando Radioeléctrico con un disparo en la cabeza y pérdida de masa encefálica. Una ambulancia del Sies lo trasladó al Hospital de Emergencia Clemente Alvarez donde falleció mientras era operado. En la escena no se encontraron vainas servidas por lo que presumen que el disparo letal salió de un revólver. El pibe vivía a unas siete cuadras del lugar en el que fue agredido y el móvil del crimen, siempre se sospechó, fueron viejas diferencias barriales.

Comentarios