Policiales
Domingo 07 de Agosto de 2016

Denuncian que está frenada la pesquisa por la muerte de una mujer detenida

Elizabeth Cantero tenía 35 años y falleció el 20 de enero, tres días después de ser golpeada e inyectada en la cárcel de Ingeniero Thedy al 300.

Elizabeth Cantero no tuvo una buena vida. Pasó 35 años rodeada de conflictos y murió tras pasar algunos días en la Unidad Penitenciaria 5, la cárcel de mujeres ubicada en Ingeniero Thedy al 300, en barrio Refinería. Allí llegó a partir de una causa de violencia doméstica que dejó muchas dudas abiertas. Horas antes de morir, una cámara de vigilancia de la misma penitenciaría registró el momento en que la mujer fue sometida a una golpiza por parte de agentes del Servicio Penitenciario y la forma en que un supuesto enfermero le inyecta una sustancia que la deja en shock. Ese hecho ocurrió el pasado 17 de enero, luego de un domingo de visita, y Elizabeth falleció tres días más tarde. Han pasado siete meses y según Sofía, su hija, no hubo ninguna respuesta por parte de la Justicia sobre la muerte de su madre. "Dejó cuatro hijos que al menos queremos justicia, queremos saber quién la mató y por qué murió".

Pero los tiempos de la Justicia parecen no corresponderse con las demandas de la familia de Elizabeth y desde el estudio jurídico que asiste a sus descendientes, sostienen que "las pruebas de autopsia no aparecen y nadie del Servicio Penitenciario fue citado a declarar para echar luz sobre el tema".

   Según la versión oficial Elizabeth Cantero, hija biológica de quien fuera jefe fundador de la banda de Los Monos, Ariel "El viejo" Cantero, y hermanastra de quienes lideraran al grupo narcocriminal de Las Flores durante varios años, no sobrevivió a las heridas que sufrió en la cárcel y murió como consecuencia de patologías y enferemedades previas. La razón de su detención fue el supuesto maltarto contra su hija Naylan, de 11 meses, y su otra niña, Bianca, de 5 años.

Detenida por maltratos. La historia empezó el 26 de diciembre de 2015 en una casa de Caña de Ambar al 1900. Allí la detuvieron policías del Comando Radioeléctrico y sus dos hijas fueron llevadas al Hospital de Niños Víctor J. Vilela. Los médicos les diagnosticaron "síndrome del niño maltratado e intoxicación por drogas", y quedaron unos días al resguardo de la Secretaría de la Niñez para ser luego entregadas a sus padres ya que eran hijas de distintas parejas de Elizabeth.

   La mujer pasó dos días en la subcomisaría 20ª y el 29 de diciembre, en un hecho jamás explicado, fue trasladada al hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe. Allí la joven ingresó muy golpeada, presuntamente por maltratos recibidos en la seccional de zona sur, y el 3 de enero de este año volvieron a traerla a Rosario. El 4 de enero la mujer llegó a declarar en una audiencia frente al juez Héctor Núñez Cartelle, donde le imputaron el maltrato dispensado a sus hijas. Y también denunció, tirada en el centro del recinto de audiencias, la golpiza recibida en la sub 20ª. Más allá de eso, el magistrado le dictó la prisión preventiva por 30 días en la Unidad Penitenciaria 5.

   Una vez allí, según los informes oficiales, tuvo un problema con una interna cuando supuestamente Cantero tomó por la fuerza un bebe, hijo de otra detenida, con intenciones de maltratarlo. Entonces fue rodeada por otras internas que le dieron una nueva paliza. Sin embrago, una cámara interna del presidio tomó otro registro.

Registro fílmico. En la cocina del penal cuatro personas arrastran a una mujer que grita. Luego se suman dos personas más y entre todos la rodean y la golpean. Irrumpe un supuesto enfermero portando una jeringa y a simple vista se aprecia que toma el brazo de Cantero y la inyecta. La mujer deja de moverse delante de quien pareciera una médica y después cada uno se para, se acomoda y sale por una puerta lateral. El cuerpo de la joven es retirado en una camilla. El parte oficial de ese momento no deja dudas: Elizabeth resultó lastimada en la pelea con sus pares y por eso fue derivada al hospital Centenario y de allí al Policlínico Eva Perón de Granadero Baigorria, donde el 20 de enero de 2016, al filo de la medianoche, murió.

   Siete meses después no hay novedades sobre por qué y qué ocasión esa muerte. El fiscal Pablo Pintos, quien no dio precisiones a La Capital sobre las actuaciones, estaría a la espera de los resultados finales de los exámenes anatomopatológicos y toxicológicos para determinar qué sustancia se le inyectó a Cantero y si la misma pudo haberle producido la muerte.

   Sofía, la hija de 17 años de Elizabth, y madre de un niño de un año, quiere saber qué fue de su madre luego de la última tarde en que la vio. "Mi mamá estaba bien, ella desde chica era adicta, estaba enferma por las drogas, pero era una buena mamá. Atendía a sus hijos, les hacía la comida, los llevaba al parque. Mi hermanita Neylan, de un año y medio, está muy mal desde que mamá murió. Ya tenía problemas de discapacidad, pero ahora empeoró", dijo la chica con un tono de voz apenas audible.

   Elizabeth dejó cuatro hijos: Sofía, de 17 años; Nahuel, de 14; Bianca, de 5; y Naylan, de 18 meses. "Mi hermanita Bianca está convencida que mamá está en el hospital cuidando a Naylan", contó la joven a La Capital. En ese marco, para Sofía es imposible que su madre le haya pegado a sus hermanitos y recuerda algo que le contó Nahuel, su otro hermano: "El contó que a mamá una policía le dijo: «Vos sos Cantero y vas a pagar por el apellido» ¿Y eso qué tiene que ver? Mi madre sólo era una adicta", reaccionó la joven.

Ultima Navidad. Su hija vio a Elizabeth por última vez el 25 de diciembre. "Estaba bien", contó. Y dijo que la madre de Elizabeth, Silvia, fua quien la vio por última vez en la cárcel y también la notó bien de salud y lúcida. "A mi no me dejaron verla nunca más, ni en los hospitales ni en la cárcel", aseguró la joven.

   Para las abogadas del estudio Cella y Asociados, Malena Copello y Bárbara Reinoso, la situación es más que clara. "Hay una filmación en la que se ve cómo le pegan y la inyectan a Elizabeth, pero parece que todo ese material no es suficiente para citar a quienes se ve en esos registros fílmicos. Además, hace siete meses que están dando vueltas con los resultados de la autopsia", reflexionan .

   En tanto, Marcos Cella abundó: "No dudamos de la buena voluntad y el trabajo del fiscal, pero esperamos que se llegue a buen puerto y que se colecte la prueba necesaria en forma rápida".

   Los abogados enumeran que hasta el momento la Justicia no citó al personal del Servicio Penitenciario que se ve en el video en que se registró el maltrato hacia Cantero, ni se recogieron las pruebas toxicológicas, "ni se avanzó en nada".

   La respuesta de Fiscalía a este diario, en tanto, fue por medio de un vocero de prensa que aclaró que se recibieron resultados de exámenes médicos, que se analizó el video y que el fiscal seguirá investigando, con lo que oficialmente descartan la "inacción" en la causa.

   Es posible que el apellido de Elizabeth le haya jugado en contra a la hora de pasar por una cárcel y que su caso sea una brasa en los escritorios que se apagará con el paso del tiempo.


Comentarios

Últimas Noticias