Policiales
Jueves 06 de Julio de 2017

Denuncian "pacto de silencio" de los policías que participaron de una mortal persecución

El fiscal Adrián Spelta, a cargo de la investigación, mandó a peritar alrededor de una veintena de teléfonos celulares.

El fiscal de Homicidios Adrián Spelta denunció hoy que en el accionar de los policías que tomaron parte de la persecución que terminó con la muerte a balazos de David Ezequiel Campos y Alejandro Emanuel Medina hay "un pacto de silencio".
En declaraciones periodísticas hoy, Spelta se refirió al accionar policial en la persecución por distintas calles de la zona sur y que terminó en Arijón y Callao, donde la policía abrió fuego contra el auto en el que se movilizaban Campos y Medina y al respecto dijo que "hay un uso y costumbre habitual que tiene el personal policial en el cual hay una o dos personas comprometidas pero el resto se autocompromete".
Leer más: Investigan los celulares de los policías que persiguieron y mataron a dos jóvenes

El fiscal agregó que la mayoría "nada tiene que ver con el hecho, no hicieron nada mal. Incluso viendo las cámaras, hasta cierto momento la persecución venía siendo normal y muchos de esos agentes ni siquiera cometieron irregularidades pero terminan firmando el acta de procedimiento en una suerte de, para llamarlo de forma coloquial, pacto de silencio. Eso es lo que estoy notando en ese accionar policial".
Ayer, en declaraciones a La Ocho, el fiscal había anunciado que se dio la orden de peritar una veintena de teléfonos celulares pertenecientes a los efectivos que participaron del operativo.
Según recordó, los aparatos fueron "enviados al laboratorio de análisis digital para analizarlos a través del sistema que permite saber el contenido presente del teléfono y el contenido borrado. Lo fundamental es lo borrado porque es ahí donde se puede visualizar alguna intención de borrar información".
Spelta indicó que también se peritan unas 30 armas secuestradas a los policías y las dos encontradas en el interior del vehículo -que familiares aclararon el mismo día que había sido comprado por una de las víctimas- pero que se sospecha fueron plantadas. Sobre eso último, dijo: "A simple vista son armas viejas, y hay que determinar si se pueden usar. Al abrir del tambor estaba oxidado de lo viejo que estaba".

Comentarios