Policiales
Martes 03 de Octubre de 2017

Defensas alegan falta de pruebas y contradicciones

La defensa del jefe de la comisaría 7ª, Diego Alvarez, señaló que el juez Carlos Vera Barros no ofrece ninguna prueba para determinar que Franco Casco murió en esa seccional ni de cómo sacaron de allí su cuerpo. Tampoco ninguna de cómo fue detenido. Ni de cuál fue la causa de muerte. Y que incluso varios de los policías a quienes los presos incriminan como autores de las torturas contra Casco no estaban a la hora en que esos tormentos sucedieron en la comisaría por haber cumplido su turno. Y que uno de ellos era Alvarez.
   "Alvarez declaró cinco horas la semana pasada y ofreció prueba detallada. Afirma que él en persona junto al jefe de sumarios detuvo a Casco porque le tiró una piedra cuando quiso identificarlo. Indica que la causa fue que un vecino (por Daniel C.) llamó para decir que había un muchacho tocando picaportes en la calle. Dice que eso pasó el 7 de octubre a las 13. Pero el fiscal dice que lo detuvieron frente a la estación de trenes sin decir cómo, por qué y sin testigos. Aducen que eso ocurrió a las 9 de la noche porque a esa hora había un móvil allí de la 7ª. Pero no pueden explicar nada del hecho", alegaron los defensores.
   Hay tres testimonios de presos que señalan haber oído cómo castigaban a Casco entre las 0 y 3 de la mañana. "Los internos dan nombres de policías que según ellos golpean al joven y se equivocan. Porque hablan de empleados que ya no estaban o que no trabajaron ese día, según surge del análisis de quiénes estaban en las guardias. Es el caso de Alvarez, y vamos a pedir una pericia de su celular que demostrará que estaba en la zona oeste", aseguró un defensor.
"Cumplieron órdenes"
En tanto José Alcácer, defensor de los cinco efectivos de Asuntos Internos, indicó que el tribunal no presta atención a dos hechos centrales: que estos policías llegaron a la seccional 7ª con un oficio de un fiscal que les imponía interrogar allí a los detenidos. "Si hay error u omisión no puede atribuírselos a ellos que sólo cumplieron órdenes tal como fueron impartidas".
   También afirmó que en el poco margen de tiempo que tuvieron realizaron una investigación efectiva. "Fue por Asuntos Internos que se supo que la médica policial que dijo haber visto a Franco Casco no pudo cumplir con toda la rutina que dijo haber desplegado esa noche porque no le daban los tiempos. Y ese elemento advertido por mis defendidos, que origina sospecha, el juez lo usó para acusar a otros imputados. Por lo que hay una contradicción".


Comentarios