Policiales
Martes 04 de Julio de 2017

Declaran inimputable a un hombre detenido por el crimen de su madre

Una junta médica determinó que Claudio Marcelino padece un desorden psiquiátrico y no puede comprender sus actos. Seguirá internado

La Justicia dispuso el archivo definitivo de la persecución penal a un hombre de 44 años con severas alteraciones mentales que en febrero de este año quedó detenido, internado en un neuropsiquiátrico, bajo sospecha de haber matado a golpes a su madre, una mujer de 74 años que fue hallada muerta sobre la cama de su casa. El drama, que también padecieron los vecinos, se cerró con el informe final de una junta médica: se estableció que el paciente nunca comprendió el hecho, ni la criminalidad de sus actos y mucho menos la causa judicial que lo llevó a Tribunales.

Leer más: Hallan muerta a la madre de un hombre que fue filmado cuando agredía a sus vecinos

La defensa y la Fiscalía acordaron ayer la prórroga de la internación preventiva del hijo de la víctima, mientras se da intervención a la defensoría civil para que autorice un tratamiento médico permanente.

Claudio Marcelino entró esposado ayer a una sala de audiencias de Tribunales, con la mirada perdida, una barba de varios días y la cabellera desprolija. Miró con extrañeza el entorno conformado por el juez Juan Carlos Leiva y el fiscal Pablo Pinto y se sentó junto a su defensor, Daniel Kantor.

En tono contenedor, el abogado del servicio Público de la Defensa Penal le preguntó a su defendido cómo estaba y si tenía amigos en el Hospital Agudo Avila pero Claudio Marcelino casi no contestó. Se lo notaba tranquilo pero confundido.

El acto judicial que lo llevó a esa instancia estaba programado para formalizar un trámite que ya se perfilaba cuando la policía, la Fiscalía, los peritos y médicos forenses abordaron el hecho en una casa de Güiraldes al 300 bis (Abanderado Grandoli al 3900) el 16 de febrero pasado.

El llamado

Ese día, los vecinos advirtieron a la policía que Marcelino estaba "muy alterado, agrediendo y amenazando a vecinos de la cuadra". Los habitantes de la zona remarcaron que casi no podían salir a la calle por las gravísimas amenazas y las agresiones que les producía el hombre, que vivía con su madre Felicia Lidia Apas.

Otra mujer comentó que Claudio "ya había estado internado en 2015 en el hospital Suipacha (como se conoce al Agudo Avila) porque le pegó a un vecino, lo agarró de espalda y lo desfiguró. Y a una vecina le tiró un piedrazo en la espalda que casi la mata".

Cuando se difundió el alerta de los vecinos, quienes expresaron preocupación porque desde hacía varios días no se sabía nada de la madre, ese jueves a la noche llegaron al lugar una patrulla policial y un hermano de Claudio Marcelino.

Luego de varios intentos por ingresar a la casa y ante la negativa del hombre que la habitaba tuvieron que entrar por la fuerza. En esa instancia se produjo el dramático hallazgo: en la cama de su dormitorio yacía sin vida Felicia Lidia.

Primero se caratuló la causa como muerte dudosa, mientras el fiscal Rafael Coria ordenaba la detención de Claudio Marcelino en el neuropsiquiátrico Agudo Avila. Luego la autopsia determinó que la víctima había muerto 36 horas antes del hallazgo. Y que el motivo del deceso había sido "hiperextensión de cuello y lesiones traumáticas vértebro medular cérvico dorsal", por lo que el fiscal cambió la carátula de la pesquisa a "muerte violenta". Sin embargo nunca se pudo determinar la mecánica del hecho.

Historia clínica

Ante los antecedentes psiquiátricos del sospechoso y un primer informe de los forenses adelantando que tenía las facultades mentales alteradas, al hijo de la víctima nunca se lo sometió a audiencia imputativa. El caso quedó a la espera del informe final de la junta médica.

El resultado se conoció ayer en una audiencia donde el defensor expuso que el informe de los especialistas terminó de confirmar el diagnóstico. "Es coincidente con su historia clínica, que da cuenta de la inimputablidad. Tiene un certificado de discapacidad desde 2011, atravesó siete internaciones. No comprende el proceso penal ni la criminalidad de sus actos, este fue un hecho desgraciado", remarcó Kantor, que solicitó en esa instancia el archivo de la carpeta judicial.

El fiscal Pinto avaló el pedido. Recordó que los profesionales constataron el desorden psiquiátrico del detenido: tiene un "juicio de la realidad desviado, con psicosis paranoica, se lo advierte desorientado, con tristeza". Una patología que requiere acompañamiento y tratamiento terapéutico con continuidad.

Luego de escuchar a las partes, el juez Leiva decidió que "ccorresponde el cese de la causa penal contra Claudio Marcelino". Dispuso una prórroga preventiva de la internación. Y resolvió correr traslado del expediente al defensoría civil, a fin de tramitar la curatela para avanzar en la internación del paciente.

Un gesto que desató un drama

Felicia Liliana Apas quería estar con su hijo. Contra la voluntad de familiares y allegados frente al riesgo que representaba Claudio Marcelino, cada tanto ella igual lo externaba del Agudo Avila para que regresara con ella a su casa, el lugar donde creía que podía estar mejor y que quedó envuelto por la tragedia.

Comentarios