Policiales
Martes 09 de Mayo de 2017

Crimen del almacenero: buscan sospechosos encámaras de vigilancia

Buscan en los registros de cámaras de videovigilancia de la zona una imagen del agresor, hasta anoche no identificado.

Los investigadores del crimen del comerciante y trabajador municipal Edgardo Picatti, ejecutado el sábado a la noche de un tiro en la cabeza mientras atendía el almacén de su casa de barrio Cristalería, buscan en los registros de cámaras de videovigilancia de la zona una imagen del agresor, hasta anoche no identificado. El fiscal de Homicidios Rafael Coria indicó que la hipótesis más fuerte es un intento de robo, aunque aclaró que el maleante no exigió ni alcanzó a llevarse dinero.

En medio de la conmoción que provocó el asesinato del hombre de 65 años, Coria fue precavido a la hora de ventilar datos que hagan tropezar el camino hacia el autor. "No fue un disparo a quemarropa", aclaró Coria sobre el desenlace de un hecho extraño que pareció una ejecución a corta distancia sin un motivo contundente, salvo que se circunscriba a la desaforada y desmedida reacción del asesino.

"La esposa de la víctima contó que estaban adentro del local atendiendo a un cliente cuando llega un hombre de unos 25 años que primero pide 10 pesos de pan, que entendemos una excusa para lo que seguiría después. En un momento de confusión y ante la desesperación de la mujer que ve el arma, se efectúa el disparo que impacta en la frente del este señor y le provoca la muerte", describió ayer Coria en rueda de prensa.

Sobre queja de los vecinos por cierta lentitud de la policía para perseguir al delincuente, que habría huido por los techos, Coria dijo que lo primero que consultó al llegar a la escena del crimen era si se habían revisado las casas. "Me subí y no pudimos ver nada. En un momento hubo una confusión, los vecinos manifestaron estar viendo algo, pero el personal de Policía de Investigaciones (PDI) subió a los techos, ingresó a casas linderas y no vio nada".

Sobre la presencia de un auto que estacionó en la cuadra momentos antes del hecho y podría haber trasladado al victimario, Coria dijo que aún no hay datos al respecto, aunque se intenta seguir ese rastro. También se refirió a la cámara de vigilancia de un vecino que podría arrojar algún elemento de valor.

Finalmente Coria confirmó que el homicida no robó nada y huyó tras efectuar un único disparo a través de la ventana de la puerta de la casa de Levi 3130, que siempre estuvo cerrada. "En principio no la pidió la recaudación, pero la hipótesis más fuerte es el robo, aunque no podemos descartar ninguna".

"La hipótesis más

fuerte es la del robo pero no podemos descartar nada", señaló el fiscal Rafael Coria

Comentarios