Policiales
Miércoles 04 de Octubre de 2017

Convalidan fallo por el crimen de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez

Un tribunal avaló lo dictado por la jueza María Isabel Más Varela en octubre de 2016 y que encuadra el hecho en la disputa de la barra de Newell's Old Boys

La Cámara Penal de Rosario convalidó en todos sus términos el fallo condenatorio contra tres de los cuatro acusados de participar en el crimen de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez, asesinado el 5 de febrero de 2013 con un disparo en la nunca, en Pellegrini y Corrientes. El hecho estuvo atravesado por las disputas en la barra brava de Newell's Old Boys, a tal punto que en marzo Diego "Panadero" Ochoa fue procesado como instigador del homicidio.

En octubre de 2016 la jueza de Sentencia María Isabel Más Varela condenó a Héctor David "Porteño" Rodríguez a 16 años y medio de cárcel como autor del disparo mortal que mató a Rodríguez; a Sergio Federico "Chuno" Acosta a 14 años y 6 meses como cómplice primario (por conducir la moto en la que huyeron); a Marcelo Jesús Romano a 13 años (acusado de entregar a la víctima); y a Walter Alberto "Walo" Acosta a 6 años y medio por distraer a la víctima y a su novia, Sofía Lafattigue, al momento del disparo.

Viejas disputas de barras

"Quemadito" fue asesinado el 5 de febrero de 2013 de un tiro a quemarropa en la cabeza cuando estaba con su novia en la esquina de Corrientes y Pellegrini, un incidente que durante el juicio, y tras evaluar testimonios y pruebas, se inscribió en las ásperas disputas entre Rodríguez y el entonces jefe de la barra brava de Newell's Old Boys, Diego "Panadero" Ochoa, procesado como instigador del homicidio (ver aparte).

Rodríguez fue visitado por dos amigos en el departamento que alquilaba con su novia en Corrientes al 1700. Uno de ellos era Jesús Romano. En un momento decidieron bajar a comer algo en un bar aunque Rodríguez se desplazaba con muletas debido a las heridas sufridas nueve días antes, al ser baleado en barrio Acíndar.

Cuando llegaron a la vereda, Romano intentó en vano hacer arrancar su moto mientras Rodríguez y su novia se acercaban caminando a la esquina de Corrientes y Pellegrini. En ese momento, declaró Sofía, vio a un hombre que "hacía el ademán de extraer un arma de entre sus ropas". Entonces sonó un disparo y Rodríguez cayó muerto.

Según testigos, dos hombres (el tirador y el que hizo la maniobra de distracción) corrieron por Corrientes al sur y se subieron a una moto Honda Tornado blanca en la que los aguardaba un tercero. El rodado encaró por Corrientes en contramano y se perdió por Cochabamba hacia el oeste.

De acuerdo a la teoría hilvanada por la fiscal Ana Rabin, "Porteño" fue quien disparó; "Walo" quien realizó la maniobra distractiva; y "Chuno" el que los esperó para escapar. Los tres habían llegado a ese lugar tras recibir mensajes de texto de Romano dando cuenta de la ubicación de "Quemadito".

"Chuno" y "Porteño", además, fueron acusados por el atentado previo contra Rodríguez, cuando le efectuaron 13 disparos nueve días antes. Entonces los agresores escaparon luego de que la víctima fingiera estar muerta. En ese caso, el acusado de disparar fue "Walo" y "Porteño" quien lo esperó para huir.

Salvó la defensa de Acosta, las demás apelaron la sentencia condenatoria. El fallo fue revisado entonces por el Tribunal Penal de 2ª Instancia integrado por Gustavo Salvador, José Luis Mascali y Bibiana Alonso, quienes convalidaron en todos sus términos el fallo de Más Varela.

Críticas y resolución

Los abogados coincidieron en tildar el fallo de "arbitrario" y como "pobres" y "endebles" los indicios. Además, atacaron la credibilidad del testimonio de Lafattigue, a quien ubicaron con un dudoso rol ya que en principio dijo que no había identificado a los atacantes y lo hizo dos meses después.

Sin embargo, los jueces rechazaron esos argumentos. "Lejos están de recibir receptividad para lograr quitarles verosimilitud y de esa manera incidir en el resultado", indicaron en una resolución que se dio a conocer ayer en Tribunales.

La revisión del fallo los inclinó a concluir que existió "correlación entre los testimonios de los testigos en cuanto a la secuencia de los hechos", y en "la descripción de las características fisonómicas y de vestimenta de quienes inicialmente aparecían como involucrados".

"Los elementos de prueba resultaron harto suficientes para endilgar responsabilidad penal a los procesados como intervinientes en el hecho", respaldaron Salvador, Mascali y Alonso sobre el veredicto al que se arribó en juicio.

"Panadero", el instigador

En una de sus últimas resoluciones como jueza, Alejandra Rodenas dictó en marzo pasado el procesamiento del ex líder de la barra brava de Newell's Old Boys Diego "Panadero" Ochoa por considerarlo instigador del homicidio de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez y de un ataque previo que resultó fallido. La magistrada consideró que existe suficiente material probatorio para considerar que Ochoa mandó a matar a Rodríguez. Tras ello la defensa apeló esa resolución que ahora revisa la Cámara Penal. En marzo de 2016 la camarista Carina Lurati ya había revocado un sobreseimiento con el cual se había beneficiado a Ochoa, finalmente procesado y a punto de llegar a juicio.

Comentarios