Policiales
Martes 26 de Septiembre de 2017

Confesiones en charlas por celular

"Rectificate de lo de mi hermano porque ya tengo tres muertes y no me importa tener una más". Juan Manuel A. estaba en una carnicería de Uriburu y Ayacucho cuando el 15 de noviembre pasado, según denunció, Lautaro "Lamparita" Funes lo amenazó para que retire una declaración judicial. Un día antes le habían gritado lo mismo desde una moto. Había sido testigo del crimen de Eugenio Solano en Ayacucho al 4200 el 1º de mayo de 2016, por el que está preso Alan Funes, hermano menor de Lamparita.

Este es uno de los trece hechos de amenazas, lesiones, abuso de armas y agresiones con armas en el barrio que le imputaron ayer a Lautaro Funes. Los familiares de Solano también denunciaron un apriete por parte de dos hermanos Funes. Dijeron que el 6 de mayo de 2016 bajaron de un Peugeot 206 y les exhibieron armas al grito de "no se atrevan a hablar porque sino los mato a todos". Algo similar escucharon amigos del pibe muerto cuando pintaban un mural en el barrio.

También le imputaron a Funes una balacera a la pareja de Alexis Caminos del 10 de abril pasado, cuando iba como acompañante en una moto por Grandoli y Olegario Víctor Andrade. Y un tiroteo del 29 de abril pasado en Cochabamba y Chacabuco del que dieron cuenta numerosos vecinos en llamados al 911. El incidente quedó registrado en una conversación intervenida en la cual Lamparita le cuenta a su pareja: "Me recagaron a tiros el auto. Estoy enloquecido pero los recagué a tiros a todos. Me salen dos de abajo de mi casa, me pararon en la esquina del búnker. Yo iba con mi hija. Para mañana encargué tres cajas de balas. Nos sabés cómo aceleré y después los encaré caminando".

Por otra balacera del 1º de mayo pasado en Esmeralda e Ituzaingó a la casa de un tal "Costeleta", Funes se jacta: "Los recagamos bien a tiros, le cortamos la luz y los dejamos en la calle". Además de los aprietes, le imputaron un escruche a un departamento de 9 de Julio al 3200 que quedó registrado en vivo en las escuchas, en las que suena de fondo un handy con la frecuencia policial.

Comentarios