Policiales
Domingo 03 de Septiembre de 2017

Condenaron a 12 años de prisión a un hombre por abusar de las dos hijas de su pareja

Se trata de un hombre de 60 años que fue denunciado por las tías de las víctimas. Las nenas todavía son menores de edad.

Un hombre de 60 años fue condenado a 12 años de prisión por la Justicia de Santa Fe, acusado de haber abusado de las dos hijas de su pareja, ambas menores de edad, durante varios años, informaron hoy fuentes judiciales.
Los abusos fueron denunciados por las tías de las víctimas y se produjeron durante varios años en la vivienda donde el condenado convivía con las niñas y la madre de estas, situada en una zona rural de la localidad de Santurce, unos 190 kilómetros al norte de la capital provincial.
El Tribunal integrado por los jueces Cristina Fortunato, Osvaldo Carlos y Hugo Parma, éste último en calidad conjuez, consideró a Juan Ramón Sandoval como autor del delito de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia con las dos víctimas, quienes en la actualidad continúan siendo menores de edad.
A su vez, la pena es coincidente a la solicitada por la fiscal Hemilce Fissore, quien en su alegato de clausura del proceso destacó la valentía y compromiso de las tías de las dos víctimas para presentar la denuncia y brindar sus testimonios.
La representante del Ministerio Público consideró también que "las pruebas producidas fueron contundentes para acreditar el hecho y la responsabilidad penal del imputado". "Además, los abusos fueron realizados de manera reiterada y habitual en la vivienda que compartió con las niñas por más de ocho años, aprovechando la relación de pareja que tenía con la madre de ambas", sostuvo la fiscal.
Por último, Fissore precisó que "los ilícitos ocurrían cuando la madre de las niñas se iba a trabajar". "Logramos demostrar que el acusado tenía pleno conocimiento y voluntad de sus actos y siempre actuaba a pesar de que las víctimas se negaban y lo hacía con los meros fines de satisfacer su deseo sexual", detalló.
La investigación se inició el 6 de setiembre de 2015, a partir de una denuncia radicada por una de las tías de las víctimas, en la sede de la Unidad Regional XIII de la policía en la ciudad de San Cristóbal.

Comentarios