Policiales
Miércoles 11 de Octubre de 2017

Condenan a una pareja por asesinar a balazos a un joven en barrio Ludueña

La Justicia dictó penas de 17 años para Gabriel C., de 34 años, y 12 años para su pareja Mónica T., de 25 años, en calidad de autor y partícipe necesario, respectivamente por el crimen de Adrián Gómez.

La Justicia de Rosario condenó a 12 y 17 años de prisión efectiva a un matrimonio por el asesinato de un joven de 20 años perpetrado en enero de 2015, en un asentamiento precario de barrio Ludueña.
El tribunal de Primera Instancia, compuesto por los jueces Ismael Manfrín, Gonzalo López Quintana y Juan Carlos Curto, condenaron a Gabriel C., de 34 años, a la pena de 17 años de prisión efectiva por el delito de "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en calidad autor en concurso real con portación ilegítima de arma de fuego".
En tanto, su mujer, Mónica Isabel T., de 25 años, recibió la pena de 12 años de prisión efectiva por el delito de "homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en calidad de partícipe necesario y portación ilegítima de arma de fuego".
De esta manera, los magistrados entendieron que el matrimonio es responsable causarle la muerte a Damián Alejandro Gómez, quien fue ultimado a balazos el pasado 7 de enero de 2015, en los pasillos de un barrio precario ubicado en Teniente Agneta y Casilda, del barrio Ludueña.
De acuerdo a la versión reconstruida por el fiscal de Homicidios Adrián Spelta, que investigó el caso, Gómez y su hermano fueron a la casa de los acusados con quienes mantuvieron una discusión. Tras ello, de acuerdo a la información de fiscalía, Mónica T. "salió de su vivienda para entregarle un arma de fuego a Gabriel C. con la que le disparó tre veces" al joven.
Producto de las heridas sufridas en el tórax, Gómez fue trasladado de inmediato por su hermano al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), donde falleció pese a los esfuerzos médicos por salvarle la vida.
Sin embargo, la refriega no terminó ahí. Sucedió que cuando el fiscal Spelta ingresaba a la escena del crimen escoltado por policías, aparecieron dos jóvenes a bordo de una moto y descerrajaron una ráfaga de tiros contra los vecinos que intentaban demoler la casa del homicida.

Comentarios