Policiales
Jueves 12 de Octubre de 2017

Condenan a 17 y 12 años de prisión a una pareja por un crimen en Ludueña

Fueron hallados culpables del asesinato de Damián Gómez, ocurrido el 8 de enero de 2015 frente a donde funcionaba un quiosco de drogas

Gabriel "Indio" Camos, un boxeador de 34 años, y su concubina, Mónica Isabel Tolosa, de 25, fueron condenados ayer como autores en distinto grado del asesinato de Damián Gómez, ocurrido el 8 de enero de 2015 en barrio Ludueña. Camos, pariente de un pesado del hampa de la zona noroeste de la ciudad, recibió una pena de 17 años de prisión por el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en calidad autor en concurso real con portación ilegítima de arma de fuego. Tolosa, por su parte, fue sentenciada a 12 años de cárcel por el delito de homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego en calidad de partícipe necesaria y portación ilegítima de arma de fuego. Tras dar a conocer el fallo, los jueces Gonzalo López Quintana, Ismael Manfrín y Juan Carlos Curto revocaron las prisiones domiciliarias de los imputados, tal cual lo había requerido el fiscal Adrián Spelta. La medida fue duramente cuestionada por la defensora oficial Eleonora Verón.

Damián Gómez tenía 20 años y vivía en inmediaciones de Casilda y Teniente Agnetta. El 8 de enero de 2015, apróximadamente a las 14.30, junto a uno de sus hermanos fueron hasta la casa del "Indio" Camos, un boxeador al que los vecinos referenciaban como un vendedor de drogas del barrio. Si fueron a comprar drogas o a arreglar problemas de vieja data es un cuestión que no se logró determinar en el juicio.

Discisión fatal

Lo concreto es que Gómez y Camos discutieron y que el "Indio" terminó la disputa disparándole tres veces en el pecho. Tras el crimen Camos, su concubina y los hijos de la pareja debieron huir de su precaria vivienda, la que posteriormente fue demolida y saqueada por un grupo de vecinos que decían estar enardecidos por el asesinato de Gómez. En su nombre se robaron los ladrillos, las chapas del techo y todo lo que había adentro.

"Este «Gaby» Camos es boxeador y trabaja para su suegro, que es «El diente». Son re conocidos acá y siempre joden. La quieren toda para ellos y con la mierda que venden enloquecen a los pibes que salen a chorear. El fumo (marihuana) no es nada, pero la merca (cocaína) los mata", sostuvo un vecino aquella tarde en la que, mientras estaban el fiscal Spelta y los periodistas en la escena del crimen, una moto pasó realizando disparos a la gente y los tiros fueron respondidos por algunos vecinos. El apodado "Diente" es hijo de "Caracú", dos reconocidos transeros de Ludueña.

Narcomenudeo

El juicio comenzó el 26 de septiembre pasado con la particularidad de que el fiscal Spelta fue el primer testigo en desfilar ante el tribunal pluripersonal. Es que el día del crimen el fiscal llegó al lugar y cuando relevaba la escena del crimen comenzó una balacera entre dos motociclistas y los vecinos. Spelta, los policías que lo escoltaban y los periodistas que trabajan en el lugar debieron tirarse cuerpo a tierra para salvaguardar su integridad física. Para el fiscal, el crimen se desarrolló con la problemática del narcomenudeo como telón de fondo. Para la acusación, Gómez fue a recriminarle a Camos que dejara de vender drogas. Siempre según la hipótesis fiscal, en medio de la discusión fue Isabel Tolosa la que le dio el arma al "Indio" para que finalizara el pleito.

A la hora de defenderse Camos negó haber disparado contra Gómez. Aunque indicó que trató de defender a su mujer y sus hijos porque Gómez y su hermano habían llegado a su casa armados. El fiscal Spelta los acusó de homicidio simple y pidió 23 años de prisión para él y 20 para ella, que es madre de cuatro hijos pequeños. Ambos llegaron al juicio oral y público en prisión domiciliaria. Ella por tener al cuidado sus hijos pequeños; y él con morigeración de prisión para salir a trabajar y dar clases de boxeo. Esos beneficio fueron revocados ayer por pedido del fiscal tras conocerse la sanción, que aún no está firme y será apelada por la defensora oficial. El fiscal indicó que ambos detenidos habían violado esa medida.

El pedido de Spelta fue duramente contestado por la defensora oficial, quien entendió que el reclamo de la revocatoria de las domiciliarias debía realizarse ante el tribunal. Esto motivó que los jueces se tomaran alrededor de 40 minutos para dirimir el planteo. Al darle la derecha a Spelta, y revocar la morigeración de prisión, la defensora anunció que apelará la medida. Tanto el "Indio" Camos como Isabel Tolosa quedaron entonces en prisión efectiva. Si bien la condena fue por unanimidad, el juez Curto votó en disidencia parcial al entender que Tolosa no había sido partícipe necesaria de los delitos de la que fue acusada sino que su rol fue secundario. El juez había solicitado para Tolosa 8 años de prisión.

Comentarios