Policiales
Viernes 16 de Diciembre de 2016

Condenado a 20 años de prisión por dos homicidios y un ataque a tiros

La pena recayó en Joel Gabriel Ibarra por los crímenes de Nicolás Horacio López y Nicolás Iván Basualdo, y el ataque contra Alan León.

Un joven fue condenado a 20 años de prisión tras ser encontrado culpable de dos homicidios y un ataque a balazos ocurridos en un lapso de 15 minutos, la madrugada del 16 de febrero de 2013, en barrio Tablada. Se trata de Joel Gabriel Ibarra, quien al comenzar su juicio oral y público se había proclamado inocente.

En un fallo dictado por la jueza de Sentencia María Isabel Más Varela, cuyos fundamentos se conocerán en una semana, el joven de 22 años fue sentenciado por homicidio (dos hechos) agravado por el uso de arma de fuego y por la participación de un menor de edad y por un hecho de lesiones graves agravadas por el empleo de arma de fuego y por la participación de un menor de edad.

Raíd sangriento

Ibarra fue hallado culpable de asesinar a Nicolás Horacio López, de 18 años, y a Nicolás Iván Basualdo, de 17. Los adolescentes fueron ultimados en el término de 15 minutos en los que el acusado se desplazó como acompañante en una moto desde la cual disparó al menos tres veces. Además de los asesinatos de López y Basualdo, la condena incluye el ataque a tiros contra Alan León.

Según la pesquisa, pasada la medianoche del 16 de febrero de 2013 Ibarra subió a una moto conducida por Matías Nahuel G., conocido como "Matute" y por entonces menor de edad. La primera parada de los motociclistas fue a la 0.36 en un pasillo de Ayacucho 4096. Allí se encontraba Nicolás López, un chico sin antecedentes penales que jugaba en las inferiores de Rosario Central y estaba con amigos. El pibe de 18 años recibió tres balazos fatales calibre 9 milímetros en hombro derecho, antebrazo izquierdo y cintura.

Según el fiscal Guillermo Corbella, los motociclistas luego se desplazaron por los pasillos internos del barrio hasta una vivienda de Esmeralda al 3700 donde se encontraba León con unos amigos. El joven fue alcanzado por una bala que le provocó fractura de fémur y debió ser internado en el Heca.

Minutos después, el violento raíd culminó en Grandoli y pasaje Page. Allí el blanco del ataque fue Nicolás Basualdo, alcanzado por un proyectil que le entró por el cuello y salió por la sien. En este caso, afirmaron testigos, Ibarra bajó de la moto y efectuó varios disparos, uno de los cuales alcanzó a Basualdo, quien quedó tendido sin vida sobre el pavimento.

Ibarra fue apresado casi un año después, el 16 de enero de 2014, y estuvo en una granja para adictos de la que se escapó en diciembre y fue recapturado en marzo.

En cuanto a su compañero, Matute estuvo prófugo durante más de dos años hasta que en octubre de 2015 (ya con 20 años) quedó detenido luego de ingresar con un nombre falso y un balazo en el tórax al hospital Provincial. En octubre pasado la jueza de Menores Dolores Aguirre Guarrochena lo declaró penalmente responsable del doble homicidio como partícipe necesario.

Según deslizara el fiscal Corbella en su alegato inicial del juicio, Ibarra disparó contras las víctimas "porque les tenía bronca", con lo cual demostró "un total desprecio por la vida". Y pidió una pena de 25 años de cárcel.

Yo no fui

Por su parte, al hacer uso de la palabra, Ibarra se desvinculó de lo sucedido. "Yo me enteré que me acusaban de eso por el diario. Me fui porque no me iba a quedar preso por algo que no hice. De la granja me fui porque recibí la noticia de que el padre de Nicolás López quería asesinarme. Yo no tengo nada que ver con estos hechos. Me ofrecieron un abreviado y lo rechacé porque no me voy a hacer cargo de lo que no hice", declaró el acusado.

En ese sentido su abogado, Fausto Yrure, pidió la absolución del joven. "No estamos frente a una identificación errónea, sí frente a la teoría tan repetida del «señor rumor». La historia nace de un rumor, luego todos lo repiten, nadie explica de dónde nace, y cuando vamos al origen no hay nada", sostuvo.

Luego del debate en que escuchó a las partes, y tras analizar en profundidad las pruebas presentadas, la jueza Mas Varela decidió condenar a Ibarra como autor de los homicidios y de la balacera.

Comentarios