Policiales
Lunes 06 de Marzo de 2017

Comienza el juicio oral al clan Bassi por el asesinato del Pájaro Cantero

Cuatro hombres, con Luis "Pollo" Bassi a la cabeza, están procesados por el homicidio a balazos ocurrido en mayo de 2013.

Una madrugada de hace casi cuatro años, el líder de Los Monos era acribillado a balazos en la puerta de un boliche en el límite entre Rosario y Villa Gobernador Gálvez. El Pájaro, apodo por el que era conocido, se acomodaba en la cúpula de esa banda dedicada al narcotráfico nacida en el corazón del barrio La Granada que con el tiempo extendió sus dominios. Pero el poder genera enfrentamientos entre quienes ansían tenerlo y, en ese rubro, se disputa a los tiros. Eso es lo que dice una de las hipótesis que se ventilará a partir de hoy: que las balas que el 26 de mayo de 2013 terminaron con la vida del Claudio "Pájaro" Cantero provinieron de las armas del clan encabezado por Luis "Pollo" Bassi, que pretendía disputarles territorio. El y otros tres jóvenes sindicados como integrantes de esa organización delictiva se sentarán en el banquillo de los acusados en un juicio oral y público. La sentencia será dictada el próximo 27 de marzo.

El juicio iniciará hoy a las 9 en la sala 2 del primer piso de los Tribunales provinciales. El procesamiento dictado por el juez Juan Andrés Donnola y por el que tres de los cuatro imputados llegan a juicio es el de "homicidio calificado por el uso de arma de fuego doblemente agravado por alevosía y concurso premeditado de dos o más personas". Luis Orlando "Pollo" Bassi, en calidad de instigador; Milton Damario y Facundo Muñoz, como autores materiales del crimen. El cuarto acusado es Osvaldo Maximiliano Zalazar, a quien se le achaca el delito de tenencia de arma de guerra.

Sin embargo, se prevé que hoy los fiscales Enrique Paz y Cristina Herrera atenúen esa acusación, algo que ya había sido solicitado junto a las defensas de los imputados en distintas instancias.

Un centenar de testigos

Por la sala de audiencias desfilarán en las próximas semanas alrededor de un centenar de testigos. El número preciso es incierto, puesto que hay algunos que están cuestionados por algunas de las partes. Su situación se resolverá durante la jornada de hoy. De todos modos, se prevé que unos 15 testigos por día brinden su testimonio en audiencias que se desarrollarán en doble turno, por la mañana y por la tarde.

Según Fernando Sirio, defensor de Bassi, a lo largo de las distintas audiencias se oirán los relatos de personas que acompañaban al Pájaro Cantero en el momento en el que fue acribillado a balazos y de testigos de oídas, es decir, que tienen información de lo que ocurrió a través del relato de otras personas. También brindarán su testimonio policías que tuvieron alguna participación en la investigación del caso y funcionario técnicos que realizaron pericias.

Cuando en 2014 el juez Juan Andrés Donnola resolvió procesar a los cuatro imputados, entendió que el homicidio del Pájaro se enmarcaba dentro de una lucha entre bandas: una liderada por Cantero, que ostentaba el poder y acaparaba el negocio del narcotráfico; y otra, con el Pollo Bassi a la cabeza, que pretendía ocupar sus territorios.

En la resolución judicial, Donnola dio cuenta del derrotero que el Pájaro había hecho durante la madrugada del 26 de mayo de 2013. Primero estuvo en una estación de servicios de Arijón y Moreno; luego se encontró con su hermano, Guille Cantero, en Yamper, un boliche de Ovidio Lagos al 4500; y terminó su periplo en el boliche Infinity Night, que funcionaba en el límite entre la zona sur de Rosario y la localidad de Villa Gobernador Gálvez.

Cerca de las 5.30, el Pájaro salió del edificio y caminó unos metros hasta un portón, para orinar. En esas estaba cuando dos personas descendieron de un vehículo —se presume que se trataba de una Eco Sport— y abrieron fuego. Uno de los tiros fue fatal: le atravesó un pulmón y el corazón.

En el juicio se oirán algunas escuchas de las que se valió Donnola para el procesamiento. Se trata de grabaciones de teléfonos que habían sido intervenidos por orden del juez Juan Carlos Vienna en el marco de la megacausa por asociación ilícita contra Los Monos.

Venganzas

Dos días después del crimen del Pájaro se desataron una serie de homicidios con un denominador común: todos, de una forma u otra, se vinculaban con su muerte.

El primero en caer fue Diego Demarre, dueño de Infinity Night, muerto de seis disparos luego de declarar en Tribunales por la muerte de Cantero. Le siguió una venganza imprecisa a los familiares de Milton César. Durante los primeros días de la investigación, el nombre de Milton aparecía como el de uno de los sicarios del Pájaro. Con el tiempo la Justicia determinó que se trataba de Damario, y no César. Pero la familia de este último pagó las cuentas: su madre, su hermano y un amigo fueron asesinados en Francia y Acevedo.

La misma suerte corrieron el padre y dos hermanos del Pollo, asesinados entre diciembre de 2013 y octubre de 2014; y el padre de Milton Damario, muerto a tiros en diciembre de 2014.

Comentarios