Policiales
Jueves 09 de Febrero de 2017

Cinco detenidos por vender droga en barrio Tablada

Los policías secuestraron cocaína de máxima calidad que se despachaba en una granja. Allanaron tres viviendas interconectadas.

Efectivos policiales realizaron ayer un allanamiento en un comercio conocido como "granja del Turco" en Centeno y Beruti. El operativo incluyó la requisa de tres viviendas que estaban conectadas entre sí. Hubo cinco detenidos —sus identidades no fueron suministradas— y se incautaron 70 gramos de cocaína del tipo alita de mosca. "Es droga de máxima pureza que una vez estirada puede duplicarse o triplicarse en su peso. Además se incautó una balanza de precisión y material de corte", explicó en rueda de prensa el comisario Octavio Acosta, a cargo de la Brigada Operativa de los antinarcóticos. Algunos vecinos indicaron que "si bien en la granjita se vendía, no era a una escala descomunal".

El operativo

Apoyados por efectivos de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE), policías de la Brigada Operativa II de la Dirección de Control de Adicciones irrumpieron bien temprano ayer por la mañana en tres domicilios de barrio Tablada. Dos a la altura de Centeno al 200 bis y el tercero por Beruti al 4000. "La vivienda del distribuidor y del vendedor estaban conectadas", explicó una fuente ligada a la investigación en manos del juez Federal Carlos Vera Barros. La fachada detrás de la que se ocultaba la venta de la droga es una granjita ubicada en la esquina a la sombra de una pintada que dice: "Rosario ciudad canaya".

Con vocación policial

Los detenidos tienen entre 20 y 30 años. Son dos hombres y tres mujeres. En una de las viviendas podía escucharse los gritos de un bebe. Según confiaron fuentes allegadas a la pesquisa uno de los hombres detenidos cumplía arresto domiciliario en una causa por infracción a la ley 23.737, conocida como "ley de drogas". El otro estaba a punto de ingresar al Instituto de Seguridad Pública (Isep) para iniciar sus estudios para ser empleado policial.

En uno de los domicilios se incautaron tres trozos compactos de cocaína de alita de mosca, que arrojaron un peso estimativo de 70 gramos; más 15 envoltorios de la misma sustancia (papelitos) listos para ser vendidos al menudeo. Además se decomisaron una balanza, recortes de nailon, varios celulares y dinero en efectivo no precisado.

"¿Qué pasó que está cerrado?", preguntó una vecina de la cuadra que a media mañana salió a hacer los mandados. Al mirar a los uniformados con sus rostros tapados por pasamontañas encontró rápidamente respuesta. Otro vecino de la zona aportó su mirada: "La granja vendía, pero no era a una escala descomunal. Vendía papelitos a muchachos muy puntuales de la zona. No era un quiosco que trabajara una locura", indicó un muchacho de las inmediaciones. Los detenidos quedaron a disposición del juez Vera Barros quien los indagará en las próximas horas.

Comentarios