Policiales
Sábado 08 de Abril de 2017

Cayó en un control vehicular un narco buscado por el juez federal de Reconquista

Juan Antonio López Bareiro era buscado por el juez Aldo Alurralde desde 2012, cuando huyó tras el hallazgo de 190 kilos de marihuana.

En un control vehicular de rutina efectivos de Gendarmería Nacional detuvieron en la localidad correntina de Villa Olivari, en el departamento de Ituzaingó, a un hombre de nacionalidad paraguaya con pedido de detención ordenado en 2012 por el juez Federal de Reconquista Aldo Alurralde. Se trata de Juan Antonio López Bareiro, quien se había fugado el 25 de noviembre de ese año en el marco de un operativo donde se incautaron, en un camino rural en inmediaciones de la localidad santafesina de Gato Colorado, unos 190 kilos de marihuana. Junto a López Bareiro viajaban otros dos ciudadanos paraguayos que habían sido condenados en julio de 2014 por el Tribunal Oral Federal de la ciudad de Santa Fe a cinco años de prisión por el delito de transporte de estupefacientes agravado por la participación de tres o más personas.

   El jueves gendarmes de la Sección Seguridad Vial de Villa Olivari, dependiente del Escuadrón 47 de Ituzaingó, detuvieron en un retén de rutina el paso de un Volkswagen Vento conducido por Juan Antonio López Bareiro. Al revisarle la documentación surgió que poseía un pedido de captura por supuesta infracción a la ley de estupefacientes en el marco de la "Causa Benegas Villalba" que tramita el Juzgado Federal de Reconquista y el secretario penal Julio César Perricone. Ante esa circunstancia fue detenido e incomunicado hasta el lunes, cuando será indagado.

En el norte profundo

El domingo 25 de noviembre de 2012 a las 17.45 efectivos de la Brigada Operativa Departamental XII, de la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones de la policía santafesina patrullaban un camino vecinal al sureste de la localidad de Gato Colorado, en el departamento 9 de Julio. Entonces observaron a dos autos que circulaban en caravana. Uno era un Volkswagen Gol blanco y el otro un Peugeot 307 negro.

   Según la acusación, el primero era conducido por Jorge Javier Benegas Villalba, un ciudadano paraguayo oriundo de la localidad de Encarnación. A él lo acompañaba Bartolomé "Bartolo" Cambra Cáceres (del barrio de Villeta, en la zona central de Asunción de Paraguay). El Peugeot, en tanto, era manejado por López Bareiro. Ambos conductores fueron detenidos e interrogados por los pesquisas antinarcóticos. Los dos primeros pasaron sin objeciones, pero al llegar el turno de López Bareiro este se mostró nervioso y cuando pudo huyó a toda velocidad.

   Una hora después de la fuga, el Peugeot 307 negro quedó abandonado en un camino rural con sus puertas abiertas. En el interior había envoltorios tipo ladrillos agrupados en bultos y otros sueltos diseminados al costado del auto. En total Gendarmería contabilizó 226 ladrillos "con un peso total de 191,260 kilos lo cual arroja unas 534.435,09 dosis umbrales", tal cual se especifica en la resolución por la que fueron procesados Villalba y Cambra Cáceres en febrero de 2013.

   Ambos hombres fueron detenidos cuando circulaban sobre la ruta provincial 91 en cercanías de la ciudad de Tostado, pero López Bareiro se mantuvo prófugo hasta el jueves.

Otra causa

En el dictamen el juez Alurralde describe que los autos viajaban en convoy, "modalidad que es propia en esta clase de delitos, en el cual un vehículo lleva la delantera y se encarga de «alertar» de la presencia de cualquier control policial al otro vehículo que es el que se encarga de llevar físicamente el estupefaciente".

   Sobre López Bareiro pesaba otra causa en la Justicia Federal de Resistencia, Chaco. El expediente del 28 de mayo de 2009 se originó en el secuestro de 280 kilos de marihuana. Tras ser procesados Villalba y Cambra Cáceres llegaron a juicio oral ante el Tribunal Oral Federal de Santa Fe que los condenó el 23 de julio de 2014 a la pena de cinco años de prisión por el delito de transporte de estupefacientes.


Comentarios