Policiales
Sábado 01 de Julio de 2017

Cayó en La Rioja el acusado de liderar una millonaria estafa con cheques a plazo

La Policía de Investigaciones (PDI) santafesina detuvo a Sebastián Alonso, quien se hacía llamar Jonathan Mena y tiene 38 años, mientras caminaba por la capital riojana y anoche iba a ser trasladado a Santa Fe.

Tras semanas de intensa búsqueda fue detenido ayer en La Rioja el líder de la estafa concretada por la firma Dimare SRL que dejó en nuestra ciudad unas 86 víctimas por unos 80 millones de pesos. La Policía de Investigaciones (PDI) santafesina detuvo a Sebastián Alonso, quien se hacía llamar Jonathan Mena y tiene 38 años, mientras caminaba por la capital riojana y anoche iba a ser trasladado a Santa Fe.

Hace unos días el fiscal de la Unidad de Delitos Complejos y Económicos Sebastián Narvaja ordenó cuatro allanamientos en Rosario con el objetivo de dar con el paradero de Alonso, pero los procedimientos arrojaron resultados negativos. Ante eso dictó el pedido de captura nacional e internacional.

Cuando a mediados de enero salió a la luz la millonaria estafa de Dimare SRL se conoció el nombre de quien figuraba como titular de la firma: Jonathan Mena. Pero con el correr de los días y el avance de la investigación los pesquisas determinaron que esa era una identidad robada y que, en realidad, el nombre del sospechoso era Sebastián Alonso.

Para la Justicia, Alonso era la cara visible de la organización: era quien tenía el contacto cara a cara con las futuras víctimas.

Después te pago

Al respecto el fiscal Narvaja investiga 86 causas, todas similares: Dimare pagaba importantes sumas de dinero a proveedores con cheques diferidos del banco Santander Río y, cuando pretendían cobrarlos en la fecha indicada, caían en la cuenta de que no contaban con fondos.

Los pesquisas recuperaron parte de los millones de pesos denunciados. En un primer procedimiento, además, recuperaron mercadería por ocho millones de pesos, principalmente relacionada a maquinaria vial con sistema GPS. En otros operativos rescataron máquinas, autos, camionetas, motos (una de agua), televisores, electrodomésticos, armas, vinos, materiales para construcción y efectivo.

"Somos una empresa que se desarrolla en el sector de la construcción, manejando proyectos con principios de calidad, tiempo, alcances y costos. Adaptamos las especificaciones técnicas y los planes a los diversos requerimientos de nuestros clientes", se presentaba Dimare SRL en su página web, donde informaba que sus oficinas están ubicadas en Presidente Quintana al 2400. Los investigadores indicaron que la empresa se radicó allí en noviembre de 2016.

Dimare SRL firmó su contrato societario en 2014 y estaba inscripta para venta de materiales de uso doméstico y de construcción. La amplitud de esos rubros le permitió comprar desde maquinaria industrial hasta ropa de trabajo para obreros, pasando por colchones, artículos de informática, viandas para almuerzos e incluso una fiesta de fin de año para 70 personas. Esa mercadería era abonada con cheques diferidos a 30 o 60 días. Documentos que luego eran rebotados por falta de fondos en el banco.

La propia entidad crediticia quedó bajo la lupa debido al "inusual" acceso a chequeras que obtuvo una empresa casi sin antecedentes financieros, la cual dejó un tendal de damnificados.

Comentarios