Policiales
Miércoles 19 de Abril de 2017

Casos que se reiteran en la calle y se resuelven en Tribunales

A los hábeas corpus resueltos en estos días por la Justicia en favor de dos jóvenes perseguidos en forma sistemática por la policía hay que sumarles los aceptados hace dos meses por otros dos jueces.

A los hábeas corpus resueltos en estos días por la Justicia en favor de dos jóvenes perseguidos en forma sistemática por la policía hay que sumarles los aceptados hace dos meses por otros dos jueces. El 17 de febrero el juez penal Gustavo Salvador revocó la resolución dictada por su par Hebe Marcogliese e hizo lugar a un hábeas corpus preventivo interpuesto el 11 de noviembre de 2016 por el Ministerio Público de la Defensa de la provincia en favor de M.L., un adolescente de 14 años que sufrió amenazas a su libertad ambulatoria por parte de la policía en numerosas ocasiones y desde el 5 de octubre, cuando estaba con su padre en el centro y fueron interceptados por la policía para identificarlos. Como el joven no llevaba DNI su padre se comunicó con la madre para requerirle los datos y cuando aportó el número de documento los policías le explicaron que tenía pedido de captura y que por tal motivo debían llevarlo detenido a la comisaría 2ª. Desde entonces el chico sufrió al menos otras dos detenciones siempre bajo la misma excusa hasta que el juez Salvador hizo lugar al recurso para que M.L. "no vea restringida su libertad ambulatoria, salvo orden escrita de autoridad competente con el debido motivo que la origine.

En tanto, el 28 de febrero el juez penal Gonzalo López Quintana hizo lugar al hábeas corpus presentado por la Defensoría Regional en favor de L.L., un hombre de 33 años que desde quess volvió a Rosario tras residir dos años en Córdoba fue víctima del hostigamiento policial. Cuatro meses después de su retorno recibió dos disparos durante un robo. Por eso estuvo internado más de un mes, perdió el trabajo informal que tenía y quedó en situación de calle. Desde entonces fue perseguido, detenido en 15 ocasiones, golpeado y amenazado por policías. En ese marco, el juez López Quintana dijo que "una averiguación de paradero no justificaba que una persona permaneciese privada de su libertad o detenida ya que no se trataba de una orden de captura" e hizo lugar al recurso.

Comentarios