Policiales
Martes 26 de Septiembre de 2017

Caen dos hermanos como sospechosos de un crimen ocurrido en Villa G. Gálvez

Dos hermanos fueron apresados ayer como sospechosos del crimen de Héctor Omar Almirón, un joven de 24 años asesinado en julio de 2016 en Villa Gobernador Gálvez.

Dos hermanos fueron apresados ayer como sospechosos del crimen de Héctor Omar Almirón, un joven de 24 años asesinado en julio de 2016 en Villa Gobernador Gálvez. Se trata de Cristian David Y., de 21 años, y Marcos Gabriel Y., de 20, que serán imputados en las próximas horas. Así, son tres los detenidos por este crimen, teniendo en cuenta que a fines de mayo pasado cayó Alan Matías A., de 19 años y apodado "Topo".

Almirón fue apuñalado el 23 de julio de 2016 a las 5. Según fuentes allegadas a pesquisa, los investigadores pudieron reconstruir que el joven de 24 años había ido a un quiosco y en el camino pasó por la casa de alguien con quien tenía una vieja disputa y le arrojó una piedra.

Según esa versión, Almirón se retiró pero minutos después volvió con un amigo a ese lugar, en Comandante Espora y San Luis. Pero cuando llegaron advirtieron que junto al agresor había más gente. Ante ese panorama el acompañante del muchacho decidió irse en su moto y lo dejó solo. Y Almirón fue apuñalado por al menos tres de sus rivales.

Los días posteriores al crimen la Policía de Investigaciones (PDI) comenzó con allanamientos que arrojaron resultados negativos. Esa circunstancia llevó a pensar que los principales sospechosos habían abandonado la ciudad.

La investigación volvió a arrojar novedades diez meses después, cuando una brigada de Homicidios de la PDI allanó un domicilio de Espora al 100 donde arrestaron a Alan A. Ya entonces se indicó que quedaban al menos dos prófugos por el crimen, que al parecer eran los hermanos Y.

En ese marco, los pesquisas supieron que los hermanos merodeaban la zona de Anchorena al 200, en la zona sur de Rosario. Entonces, con una orden de detención del fiscal de Homicidios Adrián Spelta, que encabeza la investigación, los efectivos fueron a inspeccionar el lugar, donde montaron una discreta vigilancia.

Y ayer a la mañana, luego de observar a los hermanos caminando por la calle, los detuvieron. En ese marco Spelta ordenó que permanecieran incomunicados a la espera de la audiencia imputativa que se realizará en los próximas horas.

Comentarios