Policiales
Martes 11 de Julio de 2017

Cae una banda por un fraude millonario

Una investigación oficial permitió desarticular una banda que montó 55 empresas "fantasma" para estafar al Estado en 300 millones de dólares a través de maniobras como falsificación de declaraciones juradas, contrabando y fuga de divisas.

Una investigación oficial permitió desarticular una banda que montó 55 empresas "fantasma" para estafar al Estado en 300 millones de dólares a través de maniobras como falsificación de declaraciones juradas, contrabando y fuga de divisas.

La organización incursionaba además en el lavado de activos y el pago de sobornos. La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, informó ayer que el trabajo estuvo a cargo de la Policía Federal, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), la Dirección General de Aduanas y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

A partir de una denuncia del titular de la AFIP, Alberto Abad, y de la Aduana, se hicieron 23 allanamientos en depósitos ubicados en los barrios capitalinos de Once y Flores, oficinas del microcentro porteño y domicilios del conurbano bonaerense.

Allí detuvieron a diez personas "involucradas en maniobras de ingeniería contable que, entre los años 2012 y 2015, superaron los 300 millones de dólares" y se produjo "la incautación de mercadería de origen extranjero sin aval aduanero", explicaron las autoridades.

El subdirector de Control Aduanero, Pablo Allievi, indicó que "la investigación permitió detectar maniobras de comercio exterior que evidenciaban significativas diferencias entre las operaciones declaradas y los envíos girados al exterior". Añadió que "buscaban acceder a un dólar con un valor inferior al del mercado".

La banda simulaba transacciones de comercio exterior para conseguir dólares baratos durante la vigencia del control de cambios, a través de Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI), operaciones que no se veían representadas en importaciones.

Las DJAI eran usadas por otros importadores que ocultaban la verdadera mercadería que entraba al país con el objeto de pagar menos impuestos. Entre el material decomisado hubo 26 computadoras, celulares, discos rígidos y dinero en efectivo.

A través del pago de sobornos y la formación de al menos 55 empresas fantasmas, los integrantes de la asociación ilícita armaron una red destinada al contrabando y a la fuga de divisas en transferencias al exterior, básicamente hacia China.

"Hemos desbaratado a una banda que se organizó para robarle al Estado durante la época del cepo cambiario y fugar del país más de 300 millones de dólares", enfatizó Bullrich.

Comentarios