Policiales
Jueves 13 de Abril de 2017

Cae un sospechoso por la desaparición de una joven en barrio Las Flores

Tiene 20 años y podría estar vinculado con el crimen de una mujer cuyos restos óseos fueron hallados en una zanja cerca de la autopista

El pasado lunes 3 de abril, en medio de las malezas y junto a una zanja en los límites del barrio Las Flores, fue hallado en forma casual un cráneo calcinado y los miembros inferiores de un cuerpo. El avanzado deterioro de los restos no permitió comprobar su identidad, por lo cual se remitieron al Instituto Médico Legal para intentar identificarlos y determinar cómo encontró la muerte, teniendo en cuenta que el cráneo presentaba un par de orificios que aparentaban ser de balas.

Enterados del hallazgo, se presentaron en Fiscalía familiares de Mariela Nerea B., una joven de 22 años del barrio Las Flores con problemas de adicción que había desaparecido en febrero. Así comenzó una investigación para determinar sus últimos pasos y, en ese marco, ayer al mediodía la policía allanó la casa de un joven de 20 años sindicado por los vecinos como la última pareja de la chica. En el lugar se hallaron indicios de rastros de sangre y prendas de mujer, por lo cual el muchacho quedó detenido.

Allanamiento

A la casa de Cala al 7100 llegaron varias brigadas de la sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) al mando del comisario Diego Sánchez. Allí fue detenido Alexis "Chori" A., de 20 años y con antecedentes penales, que salió de prisión hace un tiempo. El joven no ofreció resistencia y fue detenido por orden del fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra.

En el domicilio allanado, el Gabinete Criminalístico de la PDI halló ropas que podrían pertenecer a la joven y una gran cantidad de huellas de sangre que salieron a la luz por medio de luminol en las paredes de una habitación y en prendas secuestradas del sospechoso.

Chori fue identificado por vecinos como quien secuestró a una mujer en febrero. Luego de una investigación puntual de la sección Homicidios se ataron distintos cabos, entre ellos un testimonio que refería una versión que circulaba en el barrio sobre que Mariela había sido quemada en unos pastizales.

La posibilidad de que alguien haya estado secuestrado en la casa de Chori tiene que ver con unas cadenas atornilladas a una pared y una reja rota, como si alguien hubiera estado cautivo. Los peritos tomaron muestras y ayer por la tarde el fiscal esperaba los resultados.

"Hasta ahora la calavera y los restos hallados, de los que se requirieron estudios de ADN, podrían estar vinculados con un crimen y con este detenido. Testimonios de vecinos, más el hallazgo de las cadenas, la sangre y prendas encontradas, permitieron detener al sospechoso. Estamos esperando los cotejos de sangre y las pruebas de la división rastros para decidir si se presenta una audiencia imputativa, pero hay que ser muy cautos", resumió el fiscal Schiappa Pietra.

restos. El cuerpo continúa NN.

Comentarios