Policiales
Jueves 03 de Agosto de 2017

Cae el sospechoso de un crimen ocurrido hace diez días

Apodado "Seba", fue sindicado como quien mató a Jesús Fernández para robarle un celular el pasado 19 de julio. Esta tarde será imputado.

A tres cuadras del lugar donde fue herido de muerte Osvaldo Jesús Fernández fue detenido ayer un joven de 20 años apodado "Seba", apuntado como autor del homicidio ocurrido días atrás en el barrio Las Flores. De acuerdo a lo relatado por allegados a la víctima, de 23 años, Fernández fue increpado por el sospechoso cuando caminaba junto a su sobrino y luego asesinado con un disparo en el omóplato al resistirse al robo de su celular.

El detenido será imputado del crimen esta tarde por el fiscal Adrián Spelta, quien analiza si corresponde acusarlo de homicidio críminis causa, tal como se denomina a un asesinato cuando se comete para encubrir otro delito, en ese caso el robo. La figura penal contempla como pena única prisión perpetua.

Asalto

Minutos antes de las 16 del miércoles 19 de julio, Fernández caminaba junto a su sobrino Kevin, de 16 años, por las calles de Las Flores. Ambos regresaban hacia Platón al 1900, donde residen los Fernández, luego de realizar una reparación de electricidad en una casa ubicada en pasaje Cala y 513, última calle del barrio antes del terraplén.

Al llegar a Flor de Nácar y Hortensia, la esquina en la que dobla el 140, Kevin y Jesús fueron sorprendidos por un hombre que a punta de revólver le sustrajo el celular al adolescente. Pero cuando iba a hacer lo mismo con Fernández, éste se negó a entregar el aparato y trató de escapar de la escena corriendo.

Testigos del homicidio indicaron que el agresor realizó dos disparos contra Fernández. Uno que pareció intimidatorio, ya que fue hacia abajo, y el otro que impactó a Jesús en el omóplato izquierdo, sin orificio de salida.

El ataque a balazos sucedió a cien metros de la subcomisaría 19ª. Gravemente herido, el muchacho fue subido a un auto particular en el que lo trasladaron hasta el hospital Roque Sáenz Peña. Sin embargo, al llegar al centro de salud ya estaba muerto.

Testimonios de vecinos mencionaron a "Seba" como quien disparó contra Fernández. Los allegados de la víctima sindicaron al sospechoso com miembro de una gavilla liderada por un tal "Nego" y describieron que tenía dos tatuajes distintivos a simple vista: una lágrima en su rostro y una hoja de marihuana en la nuca. Una de las decodificaciones del lenguaje carcelario respecto de la lágrima tatuada señala que esa persona carga con un homicidio.

"Queremos que se cuente la verdad. Aquí no hubo ningún ajuste de cuentas. Lo primero que hacen los medios cuando hay una muerte en un barrio pobre como este es decir que hubo un ajuste de cuentas. Y nada que ver", manifestaron los parientes de Fernández la mañana después del crimen. En ese contexto, una familiar contó que a Kevin y a Jesús "los quisieron robar y por un celular a Jesús lo mataron de un balazo".

Mientras dormía

Durmiendo en una humilde vivienda de Flor de Nácar al 6900, a metros de la cancha de fútbol de Las Flores, efectivos de la PDI a las órdenes del subcomisario Diego Sánchez detuvieron ayer antes del alba a "Seba", quien fue identificado como Marcelo Sebastián G. Según fuentes policiales, el sospechoso tiene antecedentes por tentativa de robo de 2014. En el domicilio allanado se secuestró media docena de celulares pero no se halló el arma homicida.

En principio, el sospechoso será imputado esta tarde por el fiscal Adrián Spelta. Fuentes allegadas a la investigación confiaron que el fiscal valorará hasta último momento si le atribuye un homicidio criminis causa, que es el asesinato que se ejecuta para asegurarse la realización de otro hecho delictivo. Este delito contempla como pena única prisión perpetua.

Comentarios