Policiales
Martes 16 de Mayo de 2017

Barrio 7 de septiembre: lo matan de cinco tiros por la espalda en "el casinito"

Gustavo Vargas, de 44 años, fue asesinado en un local donde según vecinos funciona un salón de apuestas clandestinas. Una vieja deuda, posible móvil

Gustavo Alejandro Vargas quedó "entregado" a merced de los sicarios que el domingo a la noche lo asesinaron de al menos seis balazos dentro de un local de apuestas clandestinas ubicado en la zona noroeste de Rosario. La víctima agonizó en la vereda hasta morir camino a un hospital a raíz de la gravedad de las heridas. "Me voy, me voy", alcanzó a balbucear con las últimas bocanadas de aliento. La hipótesis más fuerte es que mantenía una vieja deuda con un narco de la zona.

Como es costumbre, la gente del barrio 7 de Septiembre y otros que llegan de distintos puntos de la ciudad se fueron congregando el domingo al anochecer en el local sin numeración visible ubicado en Juan B. Justo al 7700. Allí, debajo de una casa de dos plantas, funcionaba un reducto de apuestas clandestinas que, a pesar de su origen ilícito, los vecinos lo referencian con total naturalidad como "el casinito".

"El casinito"

Ayer a la mañana cuando este diario llegó al barrio, un grupo de jóvenes sentados en el cordón de la vereda de la escena del crimen parecía reflexionar sobre lo que había ocurrido unas horas antes. "Fue acá, en el casinito", señalaron mientras giraban la cabeza y los brazos hacia la persiana de un local que comparte medianera con un peluquería y en cuyo frente se podía ver un cartel de alquiler de cocheras.

"Ojalá lo cierren", tiró al pasar una mujer entrada en años con una bolsa de almacén en una mano y que reconoció haber asistido alguna vez a ese sitio atraída por la "diosa fortuna".

"Era temprano, estaba repleto de gente. Vinieron dos en moto, uno se bajó y directamente le disparó mientras estaba de espaldas jugando en una máquina. Después lo sacaron a la vereda y vino su mujer. El vivía acá, a una cuadra y media", coincidían los jóvenes sobre cómo sorprendieron a Vargas.

Algunas personas trataron de animar a la víctima agonizante, mientras un vecino alertaba del hecho al 911 y convocaba a una ambulancia. "Estuvo como media hora tirado. El sabía que partía, alcanzó a decir «me voy, me voy»", comentaron sobre sus últimos suspiros. Como la ambulancia parecía tardar más de la cuenta, lo cargaron en un auto particular y lo trasladaron al hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde sobre la medianoche murió debido a los —al menos cinco— balazos sufridos.

Por orden del fiscal de Adrián Spelta, enseguida se comisionó en el barrio al personal de brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) y al gabinete criminalístico.

Afuera

En rueda de prensa y al explicar lo ocurrido, el fiscal confirmó ayer que luego de escuchar los audios del 911 donde una persona daba cuenta de una pelea en Juan B. Justo y Donado, "se escucharon las detonaciones donde fallece Vargas". Spelta indicó que al arribo de la policía el local de apuestas "estaba cerrado y que el hecho se habría producido al frente del mismo", a diferencia de lo que relataron los vecinos a LaCapital respecto de que la ejecución ocurrió adentro del salón.

"La víctima tenía por lo menos diez orificios, cinco impactos con entrada y salida", confirmó el fiscal, para agregar que si bien el hecho era muy reciente para confirmar una móvil del crimen, no se descartaba que se haya tratado de un ajuste de cuentas por deudas pendientes.

"No se descarta ninguna hipótesis. Creemos que la más fuerte es que se trata de un diferencia y esto resultó ser alguna suerte de venganza o ajuste de cuentas por un hecho anterior que se trata de dilucidar. Estamos recabando todas las cámaras de vigilancia de la zona, para poder determinar la presencia de alguno de los autores".

Discusión

Según pudo averiguar este diario, un rato antes de morir la víctima se habría trenzado en una fuerte discusión con un hombre ligado al comercio de drogas para quien supo trabajar hace algunos años y que pisa fuerte en ese territorio de la periferia oeste de Rosario. Por eso tampoco se descarta que el asesinato tenga como telón de fondo esa problemática.

Sobre los agresores, algunas descripciones hablan de que se movilizaban en un motocicleta tipo CG Titán, pero ese dato no fue confirmado por fuentes oficiales.

Crimen por el clásico: confirman que víctima y acusado eran familiares

"Finalizado el partido (entre Newell's y Central) y a raíz de la secuencia de goles, hubo una suerte de gastada entre dos grupos familiares que viven a 30 metros, lo cual desencadenó la agresión de quienes se sintieron ofendidos. Y la forma que tuvieron de tomar revancha fue sacar un arma calibre 22 y realizar por lo menos dos disparos. El primero rozó a una chica vecina y el otro ingresó en la axila de su padre, que además es el familiar del tirador, ocasionándole la muerte de forma instantánea".

Así se refirió ayer el fiscal Adrián Spelta a la mecánica del hecho ocurrido en barrio Ludueña que culminó con la muerte de Alcides Verón, de 44 años, mientras que su hija Beatriz fue rozada en el cuero cabelludo.

El hecho ocurrió a las 17 del domingo en Gandhi al 5800. En principio circuló la versión de que los protagonistas eran primos, pero eso no fue confirmado por fuentes policiales que refirieron que el crimen se había cometido con un rifle de aire comprimido. Ayer el fiscal confirmó que victima y victimario eran, además de vecinos, familiares. Y que resta confirmar cuál fue el arma homicida.

Respecto de una confusión sobre quién efectuó los disparos, Spelta dijo que primero se había señalado a un chico de 17 años pero luego corroboraron que el tirador fue el padre de éste. "Los disparos vinieron desde una reja de un portón lindero de a casa donde se acercaron Verón y su hija. Ahora estamos cotejando una carabina secuestrada en el lugar con otras pericias (dermotest), pero puede haber otra arma más", señaló.

El fiscal indicó que no se conocía hechos de conflictividad previa entre víctima y victimario. "Creemos que esto ocurrió en torno a lo que se llama folclore futbolístico, que hoy se ha tornado mucho más violento como consecuencia del acceso rápido que se tiene a las armas".

Comentarios