Policiales
Martes 08 de Agosto de 2017

Balean por tercera vez una casa y sus dueños denuncian a un grupo narco

Dicen que los conectan por error con el crimen de un hombre de Los Monos ocurrido hace cinco meses. "Son traficantes y están arreglados", acusan

Una joven denunció que su casa de la zona sur fue rociada a balazos el domingo, en un feroz ataque que atribuye a una venganza equivocada contra su hermano y su padre por el crimen de Norberto Alejandro "Chino" González, un hombre vinculado a Los Monos ejecutado en marzo pasado. No es la primera vez que la vivienda de barrio Itatí recibe este tipo atentados. El agresor se movilizaba en un auto de alta gama negro y estaría individualizado.

El ataque a la fachada de una casa ubicada en Santiago al 4200, en el barrio Itatí, parecía ser sólo un grave episodio de violencia urbana, pero según denunció la víctima tiene una connotación que confluye en actores vinculados a la banda de Los Monos.

Según fuentes policiales Débora V., de 24 años, estaba en la puerta de su casa cuando desde un auto marca Audi color negro, sin mediar palabras, una persona sacó el brazo y disparó una ráfaga de proyectiles con un arma semi automática.

La joven salió ilesa de casualidad a pesar de que al menos quince plomos impactaron en la mampostería de la fachada, puerta y ventanas. Tras la denuncia, personal del Comando Radioeléctrico constató la situación y colectó casi una decena de vainas servidas cuyo calibre no se especificó.

El origen

Recién llegada de la Fiscalía, donde dejó asentada la denuncia y contó el trasfondo de la situación, Débora charló con LaCapital. La joven explicó que es el tercer atentado armado que sufre su casa en cinco meses.

"Esto viene a raíz de una pelea que tuvo mi hermano en una canchita de Pueyrredón y Garibaldi, donde discutió y se agarró a trompadas con un hermano del Chino González. Ahí se generó un conflicto y por eso nos balearon la casa en ese momento", describió la joven.

Después ocurrió el ataque más grave que sufrieron su hermano Cristian y su padre Sebastián. Los dos fueron heridos de bala el 4 de marzo de 2017. El mismo día, una hora más tarde, asesinaron a González (ver aparte). Por eso en aquel momento los dos episodios fueron conectados por los investigadores.

"A mi hermano lo balearon en la cabeza y a mi papá le dieron tres disparos en la espalda. Después los acusaron a ellos del crimen de González, por una moto que nada que ver. Les hicieron dermotest mientras estaban en el hospital y les dio negativo. En ese momento los desvincularon. Pero como nunca se supo quiénes mataron a González, su familia sigue creyendo que fueron mi hermano y mi papá", razonó Débora.

La joven narró que las amenazas y los ataques a su vivienda de parte de los allegados a González son permanentes: "En cinco meses fueron tres balaceras. Por suerte esta vez no hubo heridos, pero dispararon como quince veces, no se puede vivir así. Tengo una beba de cuatro meses y un hermano con discapacidad".

Débora dice saber que los agresores están al tanto de que los denunciaron y parece entender que una buena estrategia para protegerse es hacerlo público. "Son de la Villa Moreno, son traficantes y están arreglados con la comisaría 15ª", dijo.

El incidente fue abordado primero por la fiscalía de Flagrancia, que dio intervención a la Policía de Investigaciones (PDI) y ordenó testimonios y el relevamiento de cámaras. Voceros de la Fiscalía confirmaron que habría una persona sindicada por los disparos aunque falta corroborar aportes de testigos. El caso quedará a cargo de la Unidad de investigación y Juicio.

El nexo con la muerte del “Chino”

Norberto Alejandro “Chino” González, asesinado a balazos el 4 de marzo en su casa de Cura Malal al 3900, era un hombre relacionado a Los Monos. Estuvo preso sospechado de ser el ejecutor material del homicidio de Martín “Fantasma” Paz, cuñado del asesinado Claudio “Pájaro” Cantero, pero quedó desvinculado de esa causa por falta de pruebas.
   Cuando mataron al Chino, de 33 años, el primer elemento que surgió en la pesquisa es que momentos antes habría tenido un entredicho con los integrantes de un familia que vive en Santiago al 4200. En ese hecho, el dueño de casa y su hijo fueron baleados y trasladados en estado reservado al Heca. La familia de barrio Itatí vincula aquel incidente con el nuevo ataque registrado este domingo en su casa.

Comentarios