Policiales
Jueves 01 de Junio de 2017

Atraparon a un joven por matar a un pibe que jugaba a las bolitas

Ayer a la mañana personal de la Policía de Investigaciones (PDI) apresó en una vivienda de Grandoli al 3800, en la zona sur de la ciudad, a Gonzalo G., de 29 años, a quien inculpan por el homicidio de Fabricio Nahuel Fernández, un chico que tenía 17 años cuando el 9 de abril del año pasado estaba en la puerta de su casa junto a un grupo de amigos jugando a la bolita y lo balearon sin piedad desde una moto tipo enduro.

El hecho ocurrió a las 18.30 de aquel día cuando dos muchachos montados en un rodado rojo aparecieron en escena en calle Garibaldi al 200 circulando hacie el este. Cuando estuvieron frente a los pibes, uno de los ocupantes de la moto extrajo un arma y abrió fuego. Una fuente policial señaló que "les disparó a todos los chicos"; aunque algunos vecinos comentaron que "le tiraron a Fabricio, pero los balazos no eran para él, lo confundieron".

Lo cierto es que Fabricio se derrumbó malherido al suelo y minutos después un patrullero lo trasladó al Hospital Roque Sáenz Peña, pero por la gravedad de las heridas que tenía fue derivado al Heca, donde los médicos comprobaron que dos proyectiles le habían perforado el tórax y el hemitórax derecho. Unas cuatro horas después, cerca de las 21.50 de aquel sábado, la vida del chico se apagó.

Víctima equivocada

"Era un ángel y estos hijos de puta me lo arrebataron", gritó el padre del chico al momento de la muerte mientras lloraba en forma desconsolada en la vereda de una modesta casa del barrio Tablada.

Fabricio vivía con sus padres y sus dos hermanos en una casa de Garibaldi al 200 y concurría a la escuela de Enseñanza Media Nº 435 "Luis María Drago" de Buenos Aires al 5300.

Para despejar dudas acerca de que el violento suceso, la policía aclaró que no se trató de un acto de venganza. Una mujer entrada en años y una muchacha del barrio coincidieron en que Fabricio era un "pibe muy bueno, querido en el barrio y muy servicial con los vecinos". Y la más joven de las vecinas agregó: "No tenía broncas con nadie. Lo mismo que los pibes que estaban jugando con él cuando lo mataron".

La pesquisa del crimen quedó a cargo del fiscal de Homicidios Miguel Moreno, quien encabezó la investigación que terminó con la detención de Gonzalo G., quien será imputado en las próximas horas.

Comentarios