Policiales
Martes 24 de Enero de 2017

Asesinaron a un joven de dos tiros y una puñalada en Villa Gobernador Gálvez

Fabián Contreras, de 27 años, fue hallado muerto ayer a las 3 de la mañana en un asentamiento donde los vecinos dijeron no haber visto hada

En una zona caliente de Villa Gobernador Gálvez en términos delictivos, la madrugada de ayer un joven de 27 años apareció asesinado tirado en la calle con dos balazos y una herida de arma blanca en la axila derecha. Hace 10 meses en ese mismo lugar la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) desplegó un operativo que concluyó con el secuestro de gran cantidad de armas de alto poder de fuego, acopiadas en una precaria vivienda.

En Magallanes al 1800, el lugar donde ayer a las 3 de la mañana retumbaron los estampidos de los disparos de arma de fuego que despertaron a los vecinos, nadie sabía qué había ocurrido. "Ni idea amigo", "recién llego de trabajar" "la verdad que no vimos nada", respondieron algunos muchachos desconfiados al ser consultados por LaCapital en la calle.

Otros apenas asomaban la nariz por una reja de la puerta de la casa y revoleaban los ojos hacia los costados. Estaba claro que la presencia de periodistas no era bien vista, molestaba a alguien. Y así se hizo saber con una ronda de jóvenes que merodearon el auto que trasladó al cronista y fotógrafo. Algunos de ellos rompieron filas de un grupo que parecía vigilar a lo lejos desde una casa en Magallanes al 1700, casi en la esquina con Libertad.

Entonces los datos o indicios del hecho que pudieran conducir establecer la mecánica y sus motivaciones se diluyeron entre el silencio y la tensión. No obstante, la Fiscalía Regional a través de sus voceros, confirmó que personal policial de la comisaría 26ª llegó a Magallanes al 1800 y encontró ya fallecido en la calle a Fabián Medardo Contreras, quien tenía 27 años.

La víctima, de la cual ayer se desconocían más datos, tenía heridas de arma de fuego en el hombro y en la clavícula izquierda, así como una lesión cortopunzante a la altura de la axila derecha. Según los testimonios que relevaron los pesquisas, los testigos fueron de oídas. Dijeron que escucharon varios disparos y que después avistaron el cuerpo tendido en la calle. Pero no mucho más.

Al cierre de esta edición no había detenidos ni se había informado sobre el secuestro de material balístico. Tampoco se barajaban hipótesis del crimen, que algunos allegados parecen haber atribuido al epílogo de una pelea. Mientras tanto, la fiscal de Homicidios Marisol Fabbro solicitó al gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) las pericias de rigor.

Armas

El crimen de Contreras ocurrió en ese asentamiento empobrecido de Villa Gobernador Gálvez que se recuesta en el margen oeste de la vía del ferrocarril. Magallanes es la calle paralela a la vía férrea, atravesada por callejones serpenteantes con incierto final rodeados eucaliptos. Predominan las viviendas precarias de chapas intercaladas con ladrillos, cartones o cualquier material más o menos sólido que sirva para levantar un espacio habitable.

En marzo de 2016 se halló en la zona gran cantidad de armas de alto poder de fuego y municiones. El procedimiento, en el que se detuvo a dos personas, se realizó luego de que el Ministerio de Defensa de la Nación denunciara "alarmantes" resultados de una auditoría en la Fábrica Militar de Armas de Fray Luis Beltrán y la posible derivación de esos elementos a bandas criminales.

Lo cierto es que en una precaria casilla de un pasillo de la misma cuadra en la que cayó muerto Contreras se hallaron dos cajas de proyectiles de fusiles de asalto FAL calibre 7,62 producidos en esa factoría, algunos con capacidad para perforar blindajes, granadas, cartuchos de escopeta calibre 16, municiones calibre 9, 32 y 38 milímetros, un chaleco antibalas de la policía y un silenciador con rosca para pistola.

Además, en una casilla de chapa que los pesquisas describieron como aguantadero, se detuvo a Edgar Nahuel E., de 23 años y con pedido de captura del juzgado de Instrucción 5 de Rosario desde 2015 por homicidio. Luego sería imputado por la tenencia de las armas y procesado por el asesinato de Ezequiel Maximiliano Lovey, de 25 años, baleado la madrugada del 8 de febrero de 2014 cuando iba en moto junto a un amigo y fueron emboscados por cuatro jóvenes en dos motos.

Junto a él fue detenido Lucas Enzo V., de 24 años, también imputado por la tenencia de armas pero con prisión preventiva por 30 días. No obstante, le otorgó la libertad con el compromiso de presentarse a firmar en la Oficina de Gestión Judicial (OGJ).

Comentarios