Policiales
Viernes 04 de Agosto de 2017

Asaltan a dos ancianos luego de intentar un secuestro virtual

Mientras un hombre hablaba por teléfono con una de las víctimas otros dos golpearon la puerta y entraron, llevándose "los ahorros" de la pareja

Una pareja de ancianos fue víctima de un robo ayer al mediodía cuando a través de un ardid dos hombres adultos y "bien vestidos" ingresaron a la casa y pudieron hacerse de una suma cercana a los 20 mil pesos que, según la hija del matrimonio, eran "todos sus ahorros".

Antes de irrumpir en la vivienda, los hampones realizaron un llamado telefónico a sus víctimas y les dijeron que tenían secuestrada a su hija y a un nieto. Y antes de que terminara esa comunicación, aprovecharon la confusión generada en la pareja para ingresar luego de golpear la puerta y alegar que eran "policías o algo así".

El hecho se suma a otros dos conocidos esta semana en el marco de una nueva escalada de falsos secuestros o "cuentos del tío" que tienen a ancianos como víctimas. Si bien en los anteriores —una mujer que entregó 400 mil pesos a quienes le dijeron que habían secuestrado a su hijo y otra les dio más de 50 mil dólares a quien la convenció de que debía cambiar billetes que saldrían de circulación— las estafas se concretaron sin que los delincuentes asaltaran a las víctimas, en el de ayer los ladrones directamente irrumpieron en la casa para llevarse el botín.

En este contexto, ayer trascendieron dos casos de "cuentos del tío" denunciados en la ciudad de Cañada de Gómez en los que las víctimas, octogenarias, alcanzaron a decirles a sus interlocutores cuánto dinero tenían en sus casas aunque las estafas no se concretaron porque, ante la duda, cortaron la comunicación (ver aparte).

Algo raro

Pasadas las 12 de ayer Clemente V., de 92 años, y su esposa Nélida, de 81, se disponían a almorzar. Jubilados desde hace años, siempre vivieron en su casa de Valparaíso al 600, en la zona oeste de la ciudad. Alrededor de las 12.15 sonó el teléfono fijo de la vivienda. "Tienen celular pero no lo usan porque están sordos", comentó su hija Liliana.

Nélida atendió el llamado y escuchó cómo un hombre le decía que tenían secuestrada a su hija y a su nieto. "Mamá —relató Liliana— atendió y mientras le hablaban escuchaba otra voz, que según le dijeron era la mía, que pedía auxilio o sólo gritaba. Ella es sorda, así que mucho no entendía".

La llamada se extendió por unos cinco o diez minutos. A duras penas, Nélida intentaba escuchar y responder. "Mi mamá dijo que se dio cuenta de algo raro, que la voz no era la mía", dijo Liliana.

Clemente estaba ajeno a la charla hasta que tocaron a la puerta. "Eran dos personas adultas —refirió la hija—, bien vestidas. Se quedaron en la puerta y cuando mi padre atendió le dijeron que eran policías o algo así y que querían hablar conmigo, que sabían que estaba secuestrada. Y comenzaron a hablarle hasta que lo engañaron y él les abrió. Una vez adentro se pusieron más violentos".

A los gritos

Los intrusos no mostraron armas pero comenzaron a los gritos. "Los empujaron y les gritaban. A mi padre le sacaron los lentes y se los rompieron. Después les pidieron plata y ellos les dieron unos 20 mil pesos, sus pocos ahorros para remedios y esas cosas", contó Liliana.

Una vez que se hicieron del dinero los dos hombres desaparecieron de la misma y misteriosa forma en la que habían llegado hasta la casa de los ancianos. "Están muy asustados y en shock porque al principio no tomaron conciencia del hecho y encima les dijeron que iban a volver", dijo la hija del matrimonio.

El robo no duró más de diez minutos y los ladrones apenas tomaron las mínimas precauciones para que las víctimas no los persiguieran: "Los amenazaron y ellos e quedaron adentro y trataron de ubicarme. Una vez que llegué los vi bien, aunque con miedo", dijo Liliana.

Según relató la mujer, la de ayer fue la segunda vez que intentan hacer caer a sus padres en un engaño similar. "Hace como dos años, los llamaron por teléfono y les dijeron que la secuestrada a mi hermana pero mi madre se confundió tanto que les cortó varias veces la llamada y se dieron por vencidos".

Comentarios