Policiales
Miércoles 28 de Diciembre de 2016

Arrestan a un pibe de 15 años bajo la sospecha de su participación en cuatro crímenes

Se llama Axel y para los policías es un tiratiros vinculado a una de las bandas que disputan la zona de los Fonavi de la zona sureste de la ciudad

Axel Nicolás B. tiene 15 años, vive en el complejo Fonavi de Grandoli y Lamadrid, y según los investigadores es "un pequeño sicario que responde a una de las bandas" que se disputan a sangre y fuego una amplia porción del territorio de la zona sureste de la ciudad. Ayer, a primera hora de la mañana, lo arrestaron en medio de un operativo cerrojo que llevaron adelante un centenar de agentes de Inteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) de la santafesina a cargo del comisario general Daniel Corbellini; y efectivos de Gendarmería Nacional comandados por el titular de la Región 8 de esa fuerza, el general Claudio Brillioni. Trasladado al Irar, el adolescente quedó a disposición de la Justicia de Menores bajo la sospecha de haber participado en cuatro homicidios ocurridos en los últimos meses en esa áspera zona del sureste rosarino: el de Alberto Ruíz Díaz, ocurrido el 2 de octubre; el de Walter Mena, cometido ese mismo día en Mitre y Montevideo; y el de los primos Franco y Nicolás Carballo, perpetrados el 27 de noviembre. También le achacan el intento de homicidio de Sergio Cecchini.

"Esto fue el resultado de un trabajo de investigación que venimos llevando desde hace unos meses entre la policía provincial y Gendarmería, a partir de que se desató esa saga de crímenes que conmovió al barrio y que se extendió más allá de la zona", dijo un pesquisa que participó del operativo. Y, en ese sentido, confió que el adolescente apresado "sería parte de la banda que comanda «Teletubi» Acosta". Este muchacho, agregaron las fuentes, "tiene ciertos vínculos delictivos con otros pesados del lugar como son los hermanos Lelio y René Ungaro (asentados en la zona del Parque del Mercado), y los hermanos Funes (con su fuerte en Tablada), quienes en más de una ocasión actúan en forma conjunta contra el grupo que lidera Alexis Caminos (hijo del ex jefe de la barra brava leprosa y asentado en el barrio Municipal de Grandoli y Lamadrid)".

Policías y gendarmes, con el apoyo de la Tropa de Operaciones Especiales, barrieron varias tiras de los edificios que se erigen al este de Grandoli, desde el Parque del Mercado al sur. Y en un departamento ubicado a la altura de Esteban de Luca cayó Axel Nicolás B., un tiratiros al servicio de la banda de Teletubi. "Al pibe éste lo pasan a buscar, le dan un arma y le dicen que mate. Como es menor es inimputable y genera un serio problema en las autoridades para ver dónde lo ubican y qué hacen con él", confió un vocero.

Condenado

¿Y quién es Teletubi? El verdadero nombre de este muchacho de 24 años es Ariel Sebastián Acosta, quien en junio y en un juicio abreviado fue condenado a un año y cuatro meses de prisión domiciliaria por balear a Cristian Ariel C., de 22 años, en la puerta de un lavadero de autos de Grandoli al 5000 el pasado 29 de abril.

Hasta entonces se movía entre el Fonavi de Grandoli y Gutiérrez y los pasillos del barrio Municipal que llega hasta Lamadrid y Alice. En marzo había sido detenido por agentes del Comando Radioeléctrico cuando estaba acompañado por cinco jóvenes, dos de ellos menores. Pero un día después fue liberado por no tener pedidos de captura. Por entonces una vecina de la zona de Grandoli y Gutiérrez lo había denunciado por haberle baleado el frente de su casa el 7 de febrero. Además, en agosto de 2015 Teletubi había sobrevivido a un feroz ataque a balazos mientras estaba en una canchita de fútbol 5 en Arijón y Atahualpa. Un día más tarde, según la versión oficial, el pibe abandonó una ametralladora Halcón mientras era perseguido por la policía.

Pero el apodo de Teletubi comenzó a escucharse allá por abril de 2011, cuando la policía allanó su casa del Fonavi de Sánchez de Thompson al 200 bis y encontró varias armas. El 4 de junio del mismo año le achacaron ser uno de los atacantes de la hinchada de Newell's que respondía al asesinado "Pimpi" Caminos y que se había juntado en la esquina de Alice y Gutiérrez para marchar hacia El Coloso del Parque en la previa de un partido con San Lorenzo.

En la esquina

El primer hecho criminal por el que fue arrestado Axel B. es el crimen de Alberto Ruiz Díaz. Este joven tenía 18 años cuando fue asesinado a la 0.15 del 2 de octubre en Grandoli al 4900 y aparecieron dos autos, uno de ellos blanco, y se desató una balacera. "Estaba parado con unos amigos sobre una columna. En ese momento pasó un auto que venía de la cortada a los tiros. Cuando los chicos escucharon los tiros salieron corriendo. Mi sobrino primero quiso cruzar para ir a la casa de la abuela pero después corrió hacia la esquina de Grandoli y Esteban de Luca por donde venía otro. En ese momento le dieron los balazos", explicó un familiar de la víctima.

"Estábamos corriendo. Pasó un Ford Focus blanco. No nos dijeron nada y empezaron a tirar. Yo me escondí atrás de un auto estacionado. Mi amigo corrió para la esquina y dobló", explicó uno de los chicos que estaban con Alberto.

Además de los testimonios sobre la mecánica del hecho, en su momento los familiares de Alberto afirmaron que eran usuales los tiroteos "por las broncas en el Fonavi", pero aseguraron que el joven, que se había criado en ese barrio y estaba viviendo en la zona oeste, "no tenía nada que ver" con esas disputas.

En el centro

Cuatro horas después del crimen de Alberto fue asesinado Walter Raúl Mena. Si bien este joven de 26 años fue baleado en Mitre y Montevideo hubo dos elementos para vincular ambos homicidios: además de vivir en la zona sur, sus homicidas se movían en un auto blanco similar al visto en el hecho anterior.

Días después el padre de Mena, en diálogo con este diario, dijo que a Walter lo habían matado por "no unirse a una banda para vender drogas". Además de relacionar el crimen con una serie de atentados, intimidaciones y amenazas que había sufrido en los meses previos en su casa de zona sur, relató que cuando era niño su hijo había sido amigo de Teletubi, a quien sindicó como parte de de la banda de René Ungaro. Y si bien dijo que René y Walter "jugaban juntos y se conocían bien", agregó que "no eran más amigos de grandes".

Los primos

El 27 de noviembre, con 20 horas de diferencia, fueron asesinados dos primos. Franco Carballo, de 21 años, cayó baleado a la 1 en el complejo de Grandoli al 4900. Y Nicolás Franco Carballo, de 22, fue acribillado a las 21 en la puerta de su casa de Esmeralda al 4100, a unas diez cuadras de donde habían matado a su primo.

Franco estaba en un departamento de planta alta de Grandoli al 4900 cuando aparecieron dos hombres en una Honda Tornado roja. Uno bajó, atravesó un pasillo lateral, subió por una pequeña escalera que se conecta con el departamento y, desde una ventana le pegó dos tiros en el pecho al muchacho.

La pesquisa sostuvo enseguida que los agresores habían ido a matarlo y que le dispararon desde cerca. Sus familiares dijeron no conocer la motivación. Como en los otros casos, también se habló del enfrentamiento entre el clan Funes/Ungaro y Alexis Caminos que asuela la barriada.

La noche de aquel día, y mientras se aprestaban a ir al velorio del muchacho, otro crimen sacudió a la familia Carballo. En ese caso dos hombres en moto se detuvieron frente a Nicolás Franco y uno le disparó con un arma calibre 9 milímetros. "Pasaron dos tipos en una moto y le dispararon, desde la calle y de una corta distancia. Mi hijo se cayó. (Los atacantes) volvieron y lo remataron en el suelo", contó su padre al día siguiente. Al preguntarle por qué creía que habían matado a su hijo y a su sobrino, el hombre fue tajante: "No sé, ni idea", respondió.

"A este chico lo pasan a buscar, le dan un arma, le señalan la víctima y le dicen que mate. Y él lo hace", dijo un pesquisa

Una cuenta de nunca acabar

La saga de crímenes en la zona sureste de Rosario parece no tener fin a pesar de todas las intervenciones que se tratan de hacer desde el Estado y distintas fuerzas de seguridad. El pasado 29 de noviembre, después de que asesinaran a los primos Carballo (ver material central), este diario dio a conocer una nota en la cual se relevaban 13 homicidios perpetrados desde marzo en un radio de no más de 10 cuadras a la redonda teniendo como centro Grandoli y Gutiérrez. A ellos hay que sumarle uno más: el de Carlos Leonel Juárez el pasado lunes.

Comentarios