Policiales
Sábado 17 de Junio de 2017

Apresaron a un "viejo" hampón por integrar una gavilla de ladrones

Martín Udi tiene 38 años y una foja delictiva bastante abultada. En 2010 lo habían condenado a 14 años de prisión por un crimen.

Martín Ramiro Udi es un hampón del siglo pasado que en barrio Ludueña es conocido como "Chavo". En sus 38 años de vida transitó por todos los senderos del hampa y aunque en 2010 fue condenado a 14 años de prisión por un homicidio, efectivos del Area de Inteligencia de la Policía de Investigaciones (PDI) lo detuvieron ayer en una vivienda de Gorriti al 6100 bajo la sospecha de integrar una gavilla dedicada a cometer entraderas en viviendas y salideras bancarias. Dos de sus compinches en el delito ya habían sido detenidos el mes pasado e imputados, entre otros hechos, por una entradera ocurrida en el country Carlos Pellegrini el 21 de julio de 2016.

Ayer a la mañana, bien temprano, efectivos de la PDI realizaron tres allanamientos ordenados por los fiscales de Investigación y Juicio Viviana O'Connell, Cecilia Brindisi y Enrique Paz. Los policías esperaban tener más suerte que la que tuvieron el 2 de mayo cuando realizaron 10 allanamientos en los barrios Santa Lucía, 7 de Septiembre, Las Delicias y Ludueña buscando a Udi y sus secuaces. Esta vez el destino no les fue esquivo. En una casa de pasillo ubicada en Gorriti entre Garzón y Barra dieron con Udi, sobre quien pesaban dos órdenes de captura del juzgado de Ejecución Penal de Coronda emitidas en abril de 2016. Al hombre se le secuestraron cuatro teléfonos celulares, tres memorias, algunas joyas, una moto Motomel 150 roja y algunos billetes de moneda extranejra: 30 dólares, 20 bolívares, 10 reales y 20 pesos uruguayos.

Cuando el primer día hábil de mayo los policías allanaron una vivienda de García Manso al 5300, en el barrio Santa Lucía, detuvieron a Fabio Alejandro "Lalo" G., de 26 años; y a Diego Horacio P., de 22. Ambos tenían pedidos de captura por incumplir sus respectivas salidas transitorias. El primero de la cárcel de Riccheri y Zeballos, y su compinche del penal de Coronda, el mismo presidio en el que estuvo detenido Udi.

Seguidilla e imputaciones

Sobre Fabio Alejandro G. la policía dijo que "es un maleante con vínculos con integrantes de la gavilla de Sergio «Mono» Cañete, imputado por los robos a los bancos Francés de Eva Perón al 7400 en octubre de 2014 y Credicoop de Pérez, en agosto de 2015". "Lalo", como se lo conoce, ya había marchado preso tras asaltar en 2011 a una familia en inmediaciones de la represa del arroyo Ludueña ubicada entre Funes y Pérez. En aquella oportunidad también había sido detenido en el barrio Santa Lucía, cuando con un cómplice solicitaron un rescate para devolver una moto robada. En 2013 el rostro de "Lalo" quedó grabado en una filmación de video seguridad durante un robo a una farmacia de Eva Perón al 5700, hecho en el cual actuó como campana.

Un día después de las detenciones de Fabio G. y Diego P., los fiscales O'Connell, Brindisi y Paz los imputaron como sospechosos de cuatro robos violentos, uno de ellos cometido en julio de 2016 en el country Carlos Pellegrini. Los mencionados quedaron acusados de robo calificado, portación ilegítima de arma de guerra, privación ilegítima de la libertad, abuso de arma todo en concurso real; robo calificado; robo y robo doblemente calificado en concurso ideal; y robo doblemente calificado por el uso de arma de fuego. La jueza Patricia Bilotta les dictó prisión preventiva por el plazo de ley, es decir al menos 60 días hasta la próxima audiencia.

En el country

De los casos imputados a los dos socios de Udi, el más conmocionante ocurrió el 21 de julio de 2016 en el country Carlos Pellegrini. Alrededor de las 20.30, cuatro ladrones armados ingresaron al barrio cerrado ubicado detrás del Jockey Club y sorprendieron en la cochera de su casa al empresario gastronómico Gabriel Mana, quien llegaba a con su esposa. Los maelantes maniataron al empresario, a su mujer y sus hijos (quienes estaban en la vivienda) y llevaron a Mana a la planta alta, donde buscaron dinero y otros elementos de valor. Los ladrones se llevaron teléfonos celulares, unos 6 mil pesos en efectivo, joyas, una mochila y una consola de juegos.

Al parecer, la aparición de una hija del empresario de cuya presencia no se habían percatado los ladrones precipitó la huida de los maleantes ante la posibilidad de que la niña hubiese llamado a la policía. Luego de disparar un par de veces hacia la casa, los delincuentes escaparon en el Mercedes Benz 350 Compressor azul del empresario, que según fuentes policales alcanzó a dispararles un escopetazo que impactó en el parabrisas. El auto fue hallado incendiado horas más tarde en la zona sudoeste de la ciudad.

En cuanto a "Chavo" Udi, en su prontuario aparece el crimen a balazos de Roberto "Cara de caballo" Insaurralde, catalogado por los vecinos de Bella Vista Oeste como "el último guapo" y cometido en agosto de 2006. Poco después, en abril de 2007 y cuando estaba preso por ese homicidio, se fugó limando barrotes junto a tres reclusos de la seccional 12ª. Finalmente por el asesinato fue condenado en 2010 a 14 años de prisión, pero ayer estaba en su casa donde volvió a caer preso.

Lo mató por robarle la bicicleta a la hermana

"Ya está, se la pusieron al último guapo del barrio". Lo dijo una doña de Bella Vista Oeste la tarde del 22 de agosto de 2006 frente a la madre de Roberto "Cara de caballo" Insaurralde, quien abrazaba a su hijo asesinado sobre las vías de Cerrito al 4700. Martín Ramiro "Chavo" Udi lo había buscado junto a otro hombre y lo mató de tres balazos calibre 9 milímetros cuando estaba en la entrada de uno de los pasillos de la villa. La víctima tenía tres hijos y su última pareja estaba embarazada al momento del crimen.

   Un mes después, Udi fue detenido mientras dormía la siesta en una casa de barrio Ludueña y trasladado a la vieja seccional 12ª. Con 28 años ya poseía un expediente con 20 fojas penales, dos pedidos de captura y una condena. El 24 de abril de 2007, junto a otros tres internos, se fugó de la comisaría. Fue recapturado el 22 de mayo siguiente en Cullen y Junín. En mayo de 2010 el juez de Sentencia Julio García lo condenó a 14 años de prisión por el crimen de "Cara de caballo", lo declaró reincidente y como atenuante tuvo en cuenta el escaso nivel sociocultural del acusado. Según lo ventilado en el juicio escrito, la causa del homicidio habría sido que "Chavo" responsabilizó a Insaurralde por el robo de la bicicleta de su hermana.

Comentarios