Policiales
Miércoles 30 de Agosto de 2017

Allanaron un desarmadero y secuestraron autopartes

En un allanamiento realizado en la vecina localidad de Zavalla efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) lograron secuestrar distintos vehículos desarmados y autopartes de dudosa procedencia y que se comercializarían como respuestos.

En un allanamiento realizado en la vecina localidad de Zavalla efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI) lograron secuestrar distintos vehículos desarmados y autopartes de dudosa procedencia y que se comercializarían como respuestos.

El procedimiento se realizó en un galpón de Pueyrredón al 2800 de la citada población, lugar requisado por orden del fiscal de Flagrancia José Luis Caterina, quien determinó el secuestró de los dos vehículos que había y una importante cantidad de autopartes.

El procedimiento se inició alrededor de las 8 de la mañana y los efectivos irrumpieron en el predio por la fuerza ya que a esa hora no estaban allí ni el titular comercial ni empleados que abrieran los portones. Dentro del lugar había una camioneta Ford F100 que se encontraba sin su cabina y una pick up Chevrolet S10 desmantelada y cuya documentación la dan como registrada en la ciudad de Salta. A metros de la camioneta se secuestraron las cuatro puertas del rodado.

De todo un poco

También se incautaron dos motores que tenían adulterados los guarismos identificatorios y diferentes chapas patentes, una de ellas correspondiente a un Chevrolet Corsa que tiene pedido de captura desde el 16 de agosto de este año.

Por otro lado, y dispersos en distintos muebles, se decomisaron 30 pistones, 14 discos de embrague, 12 bielas, 10 radiadores, nueve butacas, ocho burros de arranque, seis cigüeñales, seis alternadores y seis paragolpes de distintos vehículos. A eso se sumaron cuatro barras antivuelco, cuatro tapas de cilindro, cinco capots de diferentes vehículos, tres paragolpes traseros de Ford F100 y dos compresores de aire acondicionado.

También se encontraron 19 puertas de distintos modelos de vehículos, de las cuales una de ellas correspondía a un Volkswagen Fox radicado en Timbúes y sobre el cual pesaba un pedido de secuestro desde el 17 de septiembre de 2010. También cuatro tapas de baúl, cincuenta cristales de ventanillas sin numeración, cuatro paragolpes y tres cobertores de caja de cambios.

Comentarios